h1

Entre la muchedumbre

enero 10, 2010


Es triste salir a la calle con una sonrisa dibujada en el rostro,
sumergirte en un mar de gente ensimismada
y ver cómo entre codazos, empujones y pisadas tu sonrisa se marchita.

Aquella alegría que iluminaba a quienes pasaban por mi lado
quedó vuelta añicos tras una hora entre la muchedumbre.
¿Será que las masas tienen el poder supremo de contagiar estados de ánimo? aparentemente aunque hoy fue un día hermoso, el sentimiento colectivo era azul,
pues esta tarde dejé mi hogar emanando felicidad por los poros
y retorné casi en escala de grises, con la cabeza a punto de explotar y con ganas de refugiarme entre edredón y almohada.

Nunca pensé entender aquello de “la gente me agobia”, pero hoy no sólo lo he comprendido, sino que lo he vivido en carne propia.
Tengo la esperanza de que para la próxima, el efecto detonante de mi sonrisa dure un poco más de dos cuadras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: