h1

La hijita de papi y mami

enero 15, 2010

Ya no soy la hijita de papi y mami que era hace 15 meses.
¡Cómo cambia a la gente esto de vivir sola! La verdad es que no puedo estar más sorprendida de la transformación que he sufrido en el período que llevo viviendo fuera de la casa materna. De no dar ni un golpe de barriga en la vida hogareña, ahora no sólo hago de todo, sino que con velocidades que me impresionan.

Hasta hace poco más de un año no sabía bien como poner una lavadora, no preparaba más que sándwiches, quesadillas y ensaladas, no había limpiado una bañera en mi vida entera y mucho menos un inodoro.

Quizá por darme una mejor vida mis padres me malcriaron en ese aspecto, pues aunque lograron transmitirme cosas infinitamente positivas, en el campo del “ama de casa” lo único que sabía era que todo estaría resuelto.

Al vivir sola el asunto da un cambio radical pues dependo de mí misma, el caos que dejé en la mañana estará tal cual en la noche, los platos sucios no serán mágicamente colocados en su respectivo lugar, el cornflakes no se da refill por si solo y la comida, ¡ay la comida! esa es la parte que más extraño a diario, sobre todo ahora que tengo que cocinarme la noche antes o gastar un dineral cerca del trabajo.

Ahora pienso en las discusiones estúpidas que llegué a tener por que algo no fue lavado, porque la comida no era lo suficientemente creativa, porque el orden no estaba como lo deseaba.
Y extraño mis antiguas comodidades, pero noto que he llenado un campo en el que era un cero a la izquierda y aunque no soy la mejor limpiadora, ni la mejor cocinera, ¡he aprendido a sobrevivir!

4 comentarios

  1. Creo que estas exagerando un poco y lamento haberte añoñado tanto aunque quizás fue una forma de ganar y guardar buenas cosas para el tiempo de las malas o más exigentes, lo importante es aprender la leccion y pasar con A… pues de allí dependerá la calidad de la vida personal.
    Creo que la zapata se puso en casa, se enseño a pescar no sólo a recibir el pescado y para muestras tres botones, tres sobrevivientes que parece no lo pasan tan mal…y son como diría tu abuelita: “de silla y de aparejo”


  2. Hahahahahaha, pero si en realidad no me quejo de que me añoñaras mucho, sino de que la vida ha impedido que sigas haciéndolo. Además de que la prueba de que a ti y a papi se le daba bien esto de tener hijos buenos es que los tres somos realmente encantadores -modestia y aparte-. Ahora, si que me ha dado duro el cambio madre, pero como dices lo importante es aprender y salir a flote, ¡y en eso estoy!.


  3. Maricha, la verdad te entiendo perfectmente, pase por la misma situacion… Me alegra saber que estas superando cada etapa y aprendiendo de cada situacion…. Bendiciones….



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: