El placer de compartir lo gratis

Aquí hay una costumbre que personalmente me encanta: la de, una vez leídos, compartir los periódicos. Esto ha incluso llevado a que en las estaciones de metro con mayor flujo de ejecutivos y negociantes se coloquen papeleras especiales para reciclar la prensa escrita y permitir que esta siga pasando de mano en mano.

Cuando se goza de la fortuna de poseer el preciado bien, las miradas de quienes no pudieron pillar uno antes de emprender el recorrido, se plantan sobre quienes lo hemos logrado, intentando leer a distancia al menos los titulares.

Lo que más cómico me resulta es que de ofrecer a estos envidiosos el diario, siempre lo aceptan y a modo de paga se les dibuja en el rostro una inmensa sonrisa, que sella con broche de oro el recién creado vínculo.

Es increíble lo fácil y placentero que es agradar –y probablemente alegrarle el día- al prójimo compartiendo algo tan simple como un periódico gratuito.

¿Por qué será que no somos capaces de traspolar esta simple actitud a otros campos?

1 comentario en “El placer de compartir lo gratis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .