h1

Lisboa

abril 3, 2010

Pues no se sí mi corazón es fácil de conseguir o sí es que lo vivido ha sido realmente espectacular, lo que sí tengo como verdad absoluta es que en Lisboa se quedó un trocito de mi y que tarde o temprano tendré que ir a reclamarlo.

Lo primero es que no hay nada mejor que ir a un buen destino bien acompañado, y en las circunstancias actuales de mi vida no veo una mejor compañía de aventuras que Jessica Mercedes, amiga y compañera de trabajo.

Nos lanzamos a un viaje sin presupuesto, o mejor dicho con presupuesto negativo. Otro más para la lista de estupideces económicas de gran valor emocional, que ya lleva varios destinos.

Teníamos:
– un motivo: mis 25 años,
– un destino: Lisboa,
– muuuuuchas ganas de conocer
– y poquitísimo dinero que gastar.

Llegamos sin lugar donde pasar la noche, sin haber dormido nada, habiendo -yo al menos- consumido suficiente alcohol desde tempranas horas, y con un horrible clima en que predominaba el agua y el gris.
El panorama no era el soñado y los ánimos… Bueno, ya estábamos ahí.

Bastó sólo con perdernos entre sus callejuelas para que las baterías se rellenaran y la mente fuera tan poderosa que hiciera que olvidáramos del todo el cansancio y la alcoholización de la fiesta de la noche anterior.

¡Dios mío qué ciudad tan hermosa!
¡Qué hombres tan hermosos!
¡Qué comida tan buena y barata!

Pensé mucho en mi padre, fallecido desde el 2003, cuyo penúltimo destino de viajes fue precisamente esta ciudad, apenas unos meses antes de su muerte. ¡Yo si me alegré de que pudiera haberla visto! porque eran tan él algunas cosas que fui feliz al pensar su felicidad.

Me enamoré de esa ciudad y como dije antes quizá soy enamoradiza o fácil de sorprender, pero es que no puedo más qué emocionarme con cada foto, es tanto junto que aún no sé ni por donde empezar la síntesis.

No tengo duda alguna de que fue la mejor decisión del universo, porque ¡que feliz estoy! fue el mejor inicio de año que he tenido jamás. En algunos momentos me quedé con ganas de quedarme, de no volver más a Madrid, ni a ningún otro lugar, era como si un imán me uniera a algo allá, una hermosa sensación de pertenencia, de que ese era el destino adecuado para este preciso instante de mi vida.

Los detalles y las fotos de los distintos lugares visitados vendrán después pero los dejo con esta frase, que es la que uso para intentar resumir lo vivido cuando me preguntan al respecto:
Too much is too little to describe it!

Anuncios

2 comentarios

  1. Que bueno que les fué bien chicas!! No me imaginaba que portugal fuera tan bella. Lisboa, otro asunto en la lista de las próximas aventuras!!


  2. yo fui hace 2 años y me encantó …espero volver



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: