h1

La Musique

abril 17, 2010

Las calles cambian.
El ritmo de cada paso se adapta al de la canción de turno, a la que “San Shuffle” decida dentro de su aleatoria voluntad.

De una casi muerte por desuso y un intento de homicidio -ahogado en cerveza- mi ipod ha vuelto a ser protagonista de mi cotidianidad.
La verdad es que mi música nunca había sonado tan bien.
Mis nuevos cascos, audífonos o como quieran llamarles, regalo de cumple de mi hermanito y cuñada, han mejorado en sobremanera la calidad con que suena cada nota.

Es sorprendente percibir efectos nunca antes escuchados en canciones que llevan conmigo meses o tal vez años. Me resulta cómico el descubrir que mis caderas se balancean ante el vaivén rítmico de una samba, por ejemplo, que doy pasos más largos y fuertes ante ciertas melodías y al pasar por una superficie reflejante me río al ver mi rostro en la misma sintonía emocional de la pieza de turno.
Right now i dare to say that “music is my aeroplane”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: