Run Marola Run

Voy tarde o al menos con el tiempo justo… ¡como siempre!

Me apresuro en las escaleras por el just in case y veo que los que están debajo corren, mientras en paralelo veo a la primera persona que en vez de bajar sube.

Entonces corro.
Corro con casi toda mi fuerza, me aferro a la mochila, bolso, carpeta o lo que sea que llevo encima.

Cuando estoy al final de las escaleras, de donde ya se vislumbra el andén, suena el silbato del metro.
Tengo no más de cinco segundos para entrar por esa puerta.
Por mi cabeza pasan tantas cosas que no me entero de nada y mi cuerpo automáticamente se pone “nitro”, llevándose a sí mismo a la máxima velocidad.

Estoy frente a las puertas.
Escucho el sonido del inicio de su cerrada.
Las veo cada vez menos separadas e impulsivamente doy un salto.

Entro, no me lo creo.
Respiro profundo mientras se dibuja una inmensa sonrisa en mi rostro, acompañada de una extraña y casi imperceptible carcajada.
Luego de recuperar la compostura noto que alguien que vio toda la hazaña me observa, compartiendo mi sonrisa y casi aplaudiendo con su mirada.

2 comentarios en “Run Marola Run”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .