h1

¿Porno yo?

mayo 16, 2010

Recientemente observé que había un flujo de visitantes al blog desde unas páginas con contenidos sino pornográficos, al menos altamente eróticos. El susto no fue pequeño y la preocupación mucho menos ¿por qué carajo me vinculan con webs sexuales? Y ahí inició el ataque de histeria.
Inmediatamente me entré en las páginas a ver por qué llegaban a mí sus usuarios, si quizá habían copiado algún fragmento y lo pusieron bajo otro contexto con el link o algo de esto.

Luego de casi una hora de porno indeseado llegué a la conclusión de que era por el tag o etiqueta “confesiones”. Al parecer en la mente “cochambrosa” de los pornoespectadores, una sólo puede hacer confesiones sexuales.
¡PUES NO! En este blog poco sexo encontrarán, si acaso el post del preservativo usado o algún otro muy puntual, pero no mucho más.

Y hasta me molestó un poco el estar condicionada, en primera instancia, a los prejuicios que acompañan a un concepto tan sencillo como es el de “confesiones” ¿qué no puedo yo confesar mi cotidianidad? ¿acaso sólo se hacen confesiones cachondas?”¡La verdad es que hay que estar vivo para ver vainas!”.

Anuncios

One comment

  1. Cada cabeza es un mmundo, aquí quedaría perfecto algo como: “El que hambre tiene, en pan piensa”. Saludos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: