h1

Deuda Callejera

mayo 26, 2010

¡Eh tu, me debes algo!
Guapa.
Tu, ¡escucha!
¡En serio, me debes algo!

Repetía insistente una voz distante pero poderosa.

Lo miro, pues siento que me habla a mi y que no podría pasar de el, que no me dejaría ignorarle.

Al voltear el rostro y verlo me dice con expresión amable:
Linda, es que me debes una sonrisa.

A lo que no puedo hacer más que iluminarme con una que abarcaba la totalidad de mi rostro y otra que llenaba mi ser.

El chico no sólo reciprocó con una sonrisa de igual o mayor magnitud sino que me dio las gracias.

¡Qué bonito es que te den piropos como este! Esos que no sólo te alimentan el ego, sino también el espíritu.

3 comentarios

  1. Jajajaja, ese tipo de cosas deberían de pasar más a menudo, así seriamos mas receptivas con los piropos en la calle……..nice!!


  2. wow!
    hahaha, ya usare ese piropo en algun momento futuro :p


  3. Ja ja, que chulo ese piropo! Ese hombre debería hacer un mes de labor social aquí enseñándole a los “caballeros” que te encuentras en las calles de Santo Domingo!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: