h1

Un trío en el metro

junio 5, 2010

El lo miraba fijamente, sonreía mostrando sus dos dientecitos y aquel guapetón, alto, esbelto, con inmensos ojos miel no hacía más que sonreír de vuelta al crío que no pasaba de los seis meses.
Una escena que dibujó sonrisas en todo aquel que se encontraba en el vagón y que me hizo sentir parte de un trío lleno de energía positiva, a modo de espectadora que disfrutaba el más mínimo gesto de ambas partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: