h1

Superpoderes inútiles

junio 8, 2010

A todos nos gustaría ser superhéroes…
La gente de Cineol.net nos muestra un poco cómo sería la realidad en caso de tenerlos, yo he pasado un MUY buen rato leyendo este artículo y he querido compartirlo con ustedes, es largo pero tiene risas aseguradas y nos recuerda la verdad absoluta de que debemos tener cuidado con lo que deseamos, porque se puede volver realidad y en este caso en nuestra contra.

Acá está el link para ver el artículo completo de los 10 superpoderes completamente inútiles ya que por su longitud he tenido que dejar sólo la parte de por qué no mola (no es chulo).

Luego de esto confieso que me conformo con ser una humana con buena intuición y un cuerpo común y corriente, sin nada extraordinario dentro de mi especie.

Enjoy!

Porque las películas nos presentan una versión idealizada y poco realista de lo que sería tener una habilidad especial. Así que presupongamos que en el mundo real hay alguna forma de adquirir determinado superpoder (y sólo ese, nada de trucos para añadir otros accesorios con los que controlarlo).
Veamos las consecuencias que puede tener eso para nuestra vida.
Por supuesto, hay más de los que podemos tocar con sólo diez posiciones.

Menciones especiales:
– Lanzar fuego/hielo: En un mundo sin supervillanos, sólo sirve para que la cerveza no se te caliente en la mano o para encender un cigarrillo sin buscar un mechero. Y si tienes un momento de descontrol (y todos sabemos cuál es ese momento), puedes acabar achicharrando o convirtiendo en cubitos a una persona muy querida.
– Controlar el clima: Gracias a lo cual, tus vacaciones nunca se verán pasadas por agua. Y poco más. Porque puedes intentar utilizarlo para paliar la sequía en Murcia, pero dado que el tiempo es un fenómeno global que se rige por el efecto mariposa, puede que las consecuencias de ese acto sean crear un huracán que asole el Caribe.
– Tener rayos X en los ojos: Sólo hay dos usos para esto. A un médico privado le sirve para ahorrarse el dinero que le cuesta una de las máquinas más baratas de su profesión. Y a un voyeur le sirve para atravesar paredes y muros con su mirada y ver… esqueletos en movimiento, porque de tetas nada. Y encima puede provocarles un cáncer.

10. MOVER OBJETOS CON LA MENTE
Por qué en realidad no mola:
¿Puedes levantar un coche con tus brazos? ¿Entonces qué te hace pensar que tu mente podrá hacerlo? Que tengas una habilidad fuera de lo normal no implica que además tengas superfuerza.
Básicamente, la telekinesis significa poder desplazar cosas que podrías coger con tus manos, pero a distancia y sin moverte del sitio. Es decir, algo completamente inservible. En nada de tiempo, llegan los 200 kilos de peso, las llagas en el trasero y la incapacidad de ver tu propio pene. Como no te hace falta utilizar los músculos del cuerpo ni para andar, ni para coger cosas, ni para comer, ni para nada, no los usas. Y de ahí vendría la atrofia de tus extremidades, lo cual podría derivar en necrosis, y antes de que te des cuenta, eres una bola de grasa con cabeza almacenada en un rincón. Un espectáculo formidable.

9. PREDECIR EL FUTURO
Por qué en realidad no mola:
Podrás ver tu futuro, no el de los demás. Eso limita mucho la cantidad de cosas que puedes aprovechar.
Además, hay dos posibles vertientes si hablamos del tiempo: que el futuro se pueda alterar (teoría de los universos paralelos) o que no.
En el primer caso, el propio hecho de ver el futuro ya cambia las condiciones en las que sucede, con lo cual esa visión ya no es válida. Tu poder se volvería entonces inútil, ya que no tienes control sobre los cambios que haces. Y por supuesto, si te equivocas al alterar los acontecimientos, no hay marcha atrás. Incluso te darás cuenta antes del error cometido, y tendrás más tiempo para arrepentirte de ello.
En el segundo caso, en el cual no se puede alterar el futuro, tus visiones ya estarían incluidas en la línea temporal. Por tanto, cualquier cosa que hagas para intentar cambiar el futuro simplemente ayudará a que éste suceda. La frustración de ser incapaz de evitar tragedias sólo será comparable al aburrimiento de saber todo lo que va a ocurrir en tu vida de antemano, quitándole toda la gracia a la mayoría de tus vivencias.

8. SER SUPERRÁPIDO
Por qué en realidad no mola:
Aún así, la velocidad que podemos alcanzar es limitada. El ser humano es relativamente pequeño y bípedo, por lo que con suerte podríamos llegar a los 300 kilómetros por hora, por decir una cifra. Ni a la barrera del sonido, ni mucho menos a la de la luz. Lo cual no es nada negativo, ya que si pudiésemos llegar ahí nuestro cuerpo entraría en combustión por la energía acumulada y la erosión de la carretera y el aire. De todas formas, sigue siendo peligroso. ¿Conocéis a alguien que haya ido a esa velocidad por ciudad sin estamparse contra un edificio o llevarse a alguien por delante? Además, ¿quieres ser más rápido en todo? ¿Seguro?

7. LEER LA MENTE
Por qué en realidad no mola:
Si estás pensando que vas a encontrar secretos ocultos curioseando en las mentes ajenas, despídete. Esto sólo funciona con los pensamientos inmediatos, no con los recuerdos. Así que sólo podrás saber el aquí y ahora de la otra persona, pero de verdad, sin tapujos. Por otro lado, has de tener en cuenta que la gente está emitiendo pensamientos a todas horas. Todo el mundo. Incluso cuando duermen. Y la mayoría de lo que piensan son tonterías que no te interesan. Pero aún así, tendrás que oírlas, porque no puedes apagar tu habilidad de la misma forma que no puedes dejar de pensar. Imagínate pasarte las 24 horas del día metido en un estadio de fútbol con 40.000 personas hablando a todo trapo sin parar. Pues eso va a ser tu vida. Y si no te vuelves loco, acabarás deprimido de la cantidad de mierda que tiene la gente en la cabeza, desde perversiones inconfesables (¿de verdad necesitas saber lo que pasa por la cabeza de un oficinista japonés?) hasta problemas psicológicos muy gordos, pasando por obsesiones con cosas triviales y arrebatos violentos contenidos. ¿Y lo de tener pareja? Despídete. No aguantarías ni dos semanas.

6. SER INVULNERABLE
Por qué en realidad no mola:
Poder curarte a velocidad supersónica no significa que no te puedan herir. Y da la casualidad de que el dolor se transmite por vía neuronal, con lo que la regeneración no le afecta en absoluto. Es decir, que si te atropella un coche puede que no te pase nada, pero el dolor del impacto y de los huesos rotos hasta que se curen no te lo quita nadie. Además, esa regeneración celular implica un crecimiento a ritmo descontrolado de diversas partes de tu cuerpo. Bienvenido a una vida eterna. Y no te preocupes, porque si a los 2000 años de edad te has cansado ya de vivir, siempre puedes alquilar una nave espacial y dirigirla al sol, que posiblemente sea la única forma que tienes de morir… o quizá ni así. ¿O es que pensabas que tu desarrollo iba a seguir las mismas pautas que el de una persona normal, e ibas a ser joven y lozano para siempre? Lamento decepcionarte.

5. PARAR EL TIEMPO
Por qué en realidad no mola:
Si detienes el tiempo, detienes también los fotones de luz. Esto quiere decir que no inciden en tus ojos y, por tanto, no verías absolutamente nada. Estarías ciego. Y sordo, porque el sonido también depende del factor tiempo.
Respecto a lo de mover cosas o personas, piensa en los efectos que puede tener un cambio de posición en un tiempo cero: si a una persona le mueves el brazo, lo más posible es que te cargues un hueso o un músculo.
Y no se te ocurra parar el tiempo si estás encerrado en una habitación, porque el oxígeno no se renueva y te acabarías asfixiando.
Y como guinda, en este mundo estático tú te seguirías haciendo viejo mientras los demás se mantienen incólumes. ¡Qué bonico vas a estar cuando cumplas 30 años y parezcas un señor de 50!

4. TELETRANSPORTARSE
Por qué en realidad no mola:
El cuerpo humano tiene unos 10.000 cuatrillones de átomos organizados de una forma determinada. Si suponemos que el cerebro genera esta “conciencia separada”, la susodicha sería de igual capacidad y complejidad al modelo, ya que un organismo no puede crear algo mayor que él mismo. Pero el cerebro tiene muchos menos átomos que el cuerpo, así que aún empleándolo a pleno rendimiento, hay más información de la que puede controlar. Esto derivaría en errores de duplicación inevitables, que pueden ir desde huesos rotos o deformes hasta una cabeza con forma de pepino mustio.
Y si queremos además replicar nuestra ropa, peor aún, porque podemos acabar mezclándola con nosotros mismos. Eso siempre y cuando no acabemos insertados en medio de una pared (o de otra persona) porque no hemos calculado bien la posición, algo más que probable.
Además, ¿de dónde sacaríamos los átomos para recomponernos? Trasladar los nuestros implicaría un movimiento, por lo que no sería instantáneo, así que habría que trabajar con lo que ofrece el terreno de destino. Y si no hay suficientes átomos de hierro, fósforo o magnesio sueltos, por poner tres ejemplos, tendremos que quitárselos a algo… o a alguien.
Así que reza para que nadie se materialice al lado tuyo, porque igual puedes morir de una anemia repentina.

3. SER INVISIBLE
Por qué en realidad no mola:
Una persona invisible es automáticamente una persona ciega.
Si tus ojos son invisibles es porque dejan pasar la luz, por lo cual no pueden absorber la información visual del entorno.
Que no pasa nada, mucha gente es ciega y acaba acostumbrándose, pero le quita toda la gracia al asunto.
La única forma de solucionarlo sería que tus ojos sí que absorbiesen luz, pero entonces se verían dos globos oculares flotando en el vacío, y no es tan sutil.
Aunque en realidad, ser invisible no equivale a ser indetectable. Sigues emanando calor, por lo que con unas gafas de infrarrojos te verían. Sigues oliendo (bien o mal), sigues haciendo sonidos al respirar o moverte (o al soltar una insignificante risita nerviosa), sigues ocupando un espacio y por tanto pudiendo chocarte con objetos y personas…
¿Quieres emplear tu talento para robar algo? Siento decepcionarte, pero nada de lo que te rodea es invisible, así que un observador vería el objeto o el dinero volando hacia la puerta.
Adiós a tu tapadera.
Y lo mismo si quieres tocar algún pecho (por ser sutil en estos temas): el guantazo te lo puedes llevar igual.
Además, si atacas en la oscuridad no te sirve de mucho, porque entonces daría igual ser visible.
Pero el mayor inconveniente es que para que sea efectivo tienes que estar desnudo. Siempre. Hasta por la calle. En invierno. En algún pueblo de Escocia. Bajo la lluvia. Descalzo sobre grava, asfalto y algún cristal roto. Diversión a raudales, ¿eh?

2. TENER SUPERFUERZA
Por qué en realidad no mola:
Aparte del descomunal gasto de energía que ya hemos visto en la supervelocidad, está el problema de la delicadeza. Es decir, pongamos por caso a Superman, un tío que puede levantar un avión con su dedo meñique.
Y para ponerlo en perspectiva, pensad en algún momento de vuestras vidas en el que le hayáis dado la mano un adicto al gimnasio y a los esteroides, que alguna vez os habrá ocurrido. Vais esperando un apretón de manos normal y ¡DIOS MÍO, ME VA A ROMPER LA MANO PERO NO VOY A LLORAR! Pues ese es un mindundi al lado de Superman.
Si tienes superfuerza, puedes reventarle el cráneo a ese tío de un capirotazo. Literalmente.
¿Crees que puedes controlar tanta magnitud de fuerza?
¿Crees que puedes hacer cosas cotidianas como coger la taza del desayuno o abrir una puerta sin destrozar la taza o doblar el pomo?
¿Crees que puedes abrazar a tu novia sin mandarla a urgencias?
Vamos, que vas a romper todo lo que te encuentres, además de tener una figura verdaderamente amorfa con tanto músculo hipertrofiado.

1. VOLAR
Por qué en realidad no mola:
¿Cómo vuelan los pájaros y los aviones? Se impulsan.
Con la antigravedad puedes vencer a la fuerza que te ata al suelo y te hace caer, pero eso no te lleva de un lado para otro. Para eso necesitarías algún tipo de propulsión.
Los pájaros tienen alas, tú tienes dos brazos como palillos. Los aviones tienen motores, tú como mucho te puedes tirar algún pedo y bracear como si estuvieses en el agua (con lo cual consigues una velocidad endiablada: en el agua ya vas más lento que un viejo con andador, así que en el aire que tiene menor densidad y por tanto te proporciona menos impulso…).
Así que básicamente te verías reducido a flotar como un globo.
Y ni siquiera te moverías tanto, porque pesas más y tu superficie es proporcionalmente menor, así que hace falta más viento para moverte de un lado para otro.
En realidad, esta extremada lentitud es casi beneficiosa para ti. Imagínate que pudieses alcanzar velocidades supersónicas: tu cuerpo no está preparado para soportarlas sin protección alguna.
Así que lo de desplazarte de Madrid a París en media hora quítatelo de la cabeza.
Por otro lado, si se te ocurre subir demasiado, no sólo te enfrentarías a temperaturas bajo cero y a la exposición perniciosa a los rayos ultravioleta, sino que te asfixiarías porque la densidad de oxígeno se reduce conforme asciendes.

Anuncios

2 comentarios

  1. Al leer tu escrito, me dí cuenta la frecuencia con que son usados estos superpoderes en dos de nuestros estados mas maravillosos de nuestra vida: la niñez y cuando se está enamorado.

    Una de las cosas que me incita a ser parte de este maravilloso mundo es el poder lograr lo increible para el bienestar de lo que nos rodea… Dentro de esto esta incluido el usar y controlar los “superpoderes”, que finalmente mas de una persona común pero no corriente tiene y usa sin darse cuenta…

    Saludos. 🙂


    • Si que tenemos “superpoderes” pero vienen incluídos dentro de nosotros mismos y como tu bien dices hay ciertas situaciones o momentos que los sacan a relucir.

      Saludos para ti también 🙂



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: