h1

Sábado Hogareño

julio 17, 2010

Recuerdo los sábados que me levantaba a las 11 de la mañana, probablemente con secuelas de la noche anterior (de amanecer chateando cuando era más joven y fiestando luego de los 18).

Siempre se sentía el olor a comida que desprendía la cocina de Dominga, aquella extraña mujer que ha estado auxiliando a mi familia desde que yo tengo cuatro años, y cuya comida es prácticamente lo que me ha alimentado toda mi vida.

Recuerdo lo rico que era tirarme en el sofá de la sala, en la habitación de mis padres, quedarme echada en la cama… tener como única preocupación el armar el plan del día, saber que la casa “se limpiaría sola” que en la mesa “mágicamente” aparecerían una deliciosas habichuelas rojas, un plato de concón, unos fritos de platano maduro, un inmenso y cremoso aguacate (ya pelado y cortado) y quien sabe qué otra delicia más que pasara por su indescifrable cabeza o por la de mis padres al hacer la compra.
(Vaya, era Dominga quien lo hacía todo, pero por “sola” y “mágicamente” me refiero a que no era yo que lo hacía),

Hoy sin embargo me despierto, con secuelas de haberme quedado casi hasta la madrugada de hoy en una discoteca, sin la más mínima gana de hacer nada, querría simplemente acostarme y vegetar, pero la casa -esta de quizá más de 200 años en que vivo- me mira acusativa y me recuerda constantemente que si no hago nada no lo hará nadie, que sino cocino no como y que lo que no resuelva en lo que queda de día, se quedará tal como lo deje hasta que me arme de valor y lo afronte.

Esto no sé si es nostalgia, vagancia o una mezcla de ambos. Lo que sé es que es el precio de vivir sola, normalmente bañado de infinidad de ventajas, pero que en días como hoy se siente como el peso dominicano (RD$), devaluado y reducido a casi nada.

* Concón es lo que queda pegado al recipiente cuando se hace arroz, de textura extremadamente crujiente.

2 comentarios

  1. Maricha, que tu sabías hacer antes de irte pa’ allá? especialmente en la cocina… Is there hope for me??


  2. Yo sabía hacer ricas ensaladas y sandwiches, nada más.
    ¡Dicen que la esperanza es lo último que se pierde! pero toma en cuenta que el mejor aprendizaje es enfrentarse a la realidad, así que personalmente te recomiendo que te pongas pa la cosa.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: