h1

Una noche de un martes

agosto 11, 2010

Fuimos a ver las estellas ya que era la primera noche en que se verían las Lágrimas de San Lorenzo, pero en vez de admirar los astros luminosos terminamos en una extraña y divertida fiesta cuya característica principal fue la multinacionalidad, porque habían al menos 7 países representados en el salón.

La noche transurrió entre un vinagre que supuestamente era vino, cerveza de lata y música que terminó siendo el consuelo de uno de los presentes, pues en ella se perdió y nunca más le volvimos a encontrar.

Por suerte no había ningún tatuador en el grupo porque uno de los chicos dijo que de haberlo se hubiera tatuado el url de mi blog (con http:// y todo) en su abdomen, justo encima de un ave egipcia y antes de la palabra amor.

Fue una noche muy divertida, distinta, tentadora, en la que acabé con un anillo en la mano y dejando mi móvil como herida de guerra (aún tengo esperanza de poder recuperarlo).

Quien diría que todo esto, que ha sido sin entrar en muchos detalles, sucedió en una noche de un martes, en la que simplemente queríamos ver las estrellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: