Y me caí de las escaleras

Sip, se hizo realidad ese miedo que siempre tenemos cuando llueve, está nevando o simplemente vemos algo irregular en el terreno.

Estaba bajando las escaleras del metro, desde hacia al menos una hora había estado lloviendo y yo llevaba unos zapatitos que me costaron 5€ en especial (ya se imaginan la calidad de la fijación al suelo que tienen).

No estaba corriendo, incluso estaba caminando a un ritmo mucho más lento de lo normal, de repente no se ni cómo ni por qué estaba sentada en uno de los escalones. Me había caído y la chica que bajaba delante mío se volteó a preguntarme sí todo estaba bien y sí me había hecho daño, por lo que supongo que al menos un buen estruendo habré causado.

Lo malo es que al caer me apoyé con la mano izquierda, la misma que desde el día anterior me molestaba un poco y que a raíz de la caída me molesta más.

Pero bueno, es lo que tiene ¿no? Por algo dicen que al dedo malo todo se le pega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .