h1

Disfrazada de niña

noviembre 11, 2010

Una noche le dijo que parecía una niña, que le gustaba la ingenuidad que aparentaba poseer y sobre todo la contradicción que ésta hacía con el resto de lo percibido. El hizo el comentario de que le agradaría la idea de verla con dos trenzas, ella optó por ceder y complacerle, ¡total!

Aquella noche le esperó así, el pagó con su sonrisa y con la mirada que le seguía. Lo que ella no se esperaba era que él, que aparentemente lo tenía todo planeado, estaba armado con el complemento ideal a su disfraz: un chupa chups.

Él había jugado con ella, la había manipulado hasta llegar a convertirla en su fantasía. Terminó prácticamente desnuda, sólo con un hoodie (abierto) cubriendo su cuerpo, con las dos trenzas que tanta ilusión causaron y con un chupa chups en la boca.

Entre otras cosas el buen bastardo logró llevarse esa noche una buena imagen en la cabeza…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: