h1

Y nos robaron parte de la navidad popular

diciembre 8, 2010

Cuando yo era niña mi padre nos sacaba a pasear a mi y a mis mejores amiguitos de por casa y nos llevaba al malecón de Santo Domingo (mi ciudad natal). En navidad era una verdadera gozada porque estaba todo hermoso: los postes tenían luces, lazos, bolas navideñas, bastones rojiblancos o algo alusivo a la temporada. Pero lo que era verdaderamente lindo e impactante era ver el obelisco vestido de navidad, ese monumento que ha estado ahí toda la vida era uno de los puntos claves de nuestro paseo, solíamos andar por la costa, bordeando parte de la isla, con el mar en el carril de al lado y dejándonos impresionar por las novedades del nacimiento y arbolito que habían preparado ese año.

Era de mis cosas favoritas, de esos hermosos recuerdos de mi infancia que mantendré vivos por siempre.
Era un espacio para que la familia y los amigos se empaparan de la alegría estacional.
Era…
Y digo era porque para mi sorpresa, evidentemente negativa, este año no habrá arbolito navideño en mi malecón. Muchos dirán ¡y el año pasado tampoco hubo! y mi respuesta es sencilla: el año pasado no llegué de fuera del país con la ilusión infantil encendida para descubrir que “por falta de presupuesto” mi recuerdo no será más que eso: ¡un recuerdo!

Me rio, y lo hago para no llorar (aunque escribo con lágrimas en los ojos).
¡Qué fácil le resulta al Ayuntamiento de Santo Domingo decir que no hay presupuesto para una tradición! Caramba, claro que no lo hay si se lo tragaron contruyendo un parque “temático” verde que no tiene una sola plantita (y al que me diga que tendrá enredaderas fijo que le insulto, que talar árboles para poner cemento debería darnos vergüenza). ¡Claro que no hay presupuesto para el obelisco, si le han puesto todas las luces al horrible gorila que colocaron en el antes mencionado parque!

¡Que le den por saco a las tradiciones! total ¿a quién les importan?¿para qué preservar la cultura mientras embellecemos lo que ya tenemos, si podemos construir algo nuevo y de paso obtener beneficios económicos de ello? porque lamentablemente así funcionan las cosas en mi país.

Que se queden mis sobrinos sin vivir la historia de como su abuelo difunto me traía cuando niña a ver el nacimiento, me contaba un poco al respecto y explicaba sobre los materiales utilizados y hasta me mostraba otras piezas de los artistas que participaron en su realización. Si les da igual que se queden sin espíritu navideño los monumentos de toda la vida, los que son casi símbolos de nuestra ciudad, los que están dentro de nuestro ADN capitaleño.

Ay República Dominicana, ¿cuándo me permitirás amarte sin derramar una lágrima de dolor y frustración en el proceso? Confieso que Roberto Salcedo y los que forman parte de su mandato han robado una parte de mi navidad, han robado una parte de mi historia y han robado una parte de mí misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: