Mi país me vuelve bipolar

Mi país me vuelve bipolar
Su gente (que es la mía) me hace feliz.
Su gastronomía me enloquece.
Sus paisajes me deleitan.
Su cultura me fascina.

Pero su relidad me deprime.

Porque su gente no respeta nada,
su gastronomía es cambiada por la ajena,
su paisaje vendido al mejor postor para que lo extermine
y su cultura cada día queda más en el olvido.

Y me siento bipolar porque sonrío con ganas de llorar y de entre las lágrimas vuelvo a encontrar consuelo en el lado opuesto del detonante inicial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .