h1

Aquel que se permitió tener un corazón nómada

enero 14, 2011

Le era fácil soñar realidades distantes, desear lo imposible y fantasear con obtenerlo. El problema estaba cuando las distancias se acortaban, lo imposible se dibujaba en el horizonte y las fantasías se volvían obtenibles.

Entonces ya no era un sueño pues se perdían magia y misterio.

Ya no le apetecía tanto soñar, ni desear, y mucho menos fantasear. Por que lo que quería era vivir una ilusión y no una realidad. Por que le aterraba disfrutar de las exquisiteces que vienen de experimentar lo onírico.

Fue ahí cuando sacó la armadura cual guerrero medieval, cerro las puertas, aseguró las murallas y bloqueó cualquier acceso que pudiera tenerse hacia su interior. Preferió estar solo a pillarle el truco a una buena compañía y se justificó con nimiedades que no llegaban a satisfacerle ni a sí mismo.

Y se creía feliz, mientras estaba vacío. Sin darse cuenta de que permitió que su corazón fuera nómada y no le dejó ver -ni sentir- más allá de las fronteras de sus propios miedos.

A partir de entonces caminó solo por la vida, mirando -con tristeza- el pasado que no permitió ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: