Una mañana en la manifestación en Sol

Ayer un amigo me dijo que al ver las manifestaciones en España me pensó, y su comentario me abrió los ojos: ¿qué hacía yo en casa cuando podía ser parte de un gran algo?

Esta mañana cancelaron unas clases que doy a alguien precisamente vinculado con el sistema bancario, lo tomé como una señal y opté por ir a hacer un fotoreportaje. Mi idea era ver si me encontraba a un Madrid distinto y así fue. Fui a observar y me di cuenta de que es imposible, el espíritu allí creado te obliga a actuar. Aquellos rostros conocidos de noches eternas se unían ahora sin copa, sin cubata, sin cerveza… sin botellón, a que su voz fuera escuchada.

Fui armada, con cámara en mano, y volví casi sin fotos pues mis manos encontraron mejores cosas que hacer: acabaron sucias, pintadas, casi martilladas pero satisfechas.

Espero que mis ojos les sirvan para ver lo que está sucediendo en Sol desde adentro. Tras vivirlo siento que parte de España ha despertado, da igual si luego pide cinco minutos más y se vuelve a dormir otro rato, pero sin dudas algo ha cambiado, esperemos que se escuche el grito y se actúe al respecto.

¿Con qué me quedo tras unas cuantas horas allí?

Con la solidaridad.
El simple hecho de estar allí ya había infinidad de personas preguntando qué hacía falta, materiales, alimentos, lo que fuera. Escuchaban, desaparecían y al rato volvían con lo pedido.

Con la buena organización.
Quien habla de anarquía, de rebelión, de movimientos juveniles piensa en borrachera, sexo, drogra y rock and roll. Pues no. De lo anterior nada, no hay caos (quien lo diga no se acercó tan siquiera) pues hay comités, vocales, asambleas y reuniones a los que están invitados todos los allí presentes. Se demuestra un impresionante manejo de los recursos, cada vez más abundantes y una energía in crecendo.

Con ciertas frases que dejaban pensando.
– Un viejito al verme pegar un cartel que decía “voto responsable” me preguntó ¿qué es el voto responsable? soy jubilado, tengo 74 años y para mi todos son ladrones, responsable es que ya no sé qué es, ni si queda alguno.
– Una señora dijo: nosotros ya hicimos nuestra revolución, haced vosotros la que os corresponde.
– Un representante de una ONG que dijo: ¿os hacen falta medicamentos? le respondieron que si, ¿agua? si, ¿material gastable para pancartas? si ¿preservativos? No, acá no vinimos a follar, vinimos a ejercer nuestro derecho.
– Un cartel que decía: Un país en el que se puede acampar para ver a Justin Bieber pero no para ejercer nuestros derechos. De aquí #Nonosmovemos.
– Una tela con la frase: Esto no es una bandera, es un sentimiento.

Con ganas de volver (y volveré)

¿Por qué se hace esto?
Pues miren mi caso personal: licenciada, con máster, dos cursos de especialización, practicamente 4 idiomas (aunque dos a nivel medio/básico), 8 años en el mercado laboral y desempleada. Probablemente me vuelva a mi país porque las oportunidades ya no son calvas, simplemente no tienen cabeza.
Esa es mi historia y así hay miles. Gente cansada, aburrida de la crisis, de la falta de empleo, del robo, de la corrupción, del blablabla, que quiere que se sepa que no están felices, que no piensan quedarse callados y que dejan claro un mensaje: sin DEMO(pueblo) no hay KRATOS(gobierno).

2 comentarios en “Una mañana en la manifestación en Sol”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .