h1

Los … Cierres.

junio 13, 2011

Sepan que los puntos suspensivos los deben leer con el fonema “piiiiii” de censurado y pueden darse la libertad de llenarlos mentalmente con cualquier palabra despectiva, insultante o grosera que se les ocurra.

Si bien los cierres son necesarios y son tan parte de la vida como los inicios, siento que suelen ser mucho menos divertidos y muuucho más traumáticos. Acá les pongo algunos ejemplos a ver si entran en mi línea de pensamiento:

Laborales: los artes finales
Un buen ejemplo lo sabe todo aquel que ha trabajado como diseñador gráfico, comunicador, periodista o publicista y es el envío del arte final, ese proceso agobiante y robotizado en el que suelen cometerse los más épicos errores. Es de lo peor: revisiones, correcciones, que si tipografías, que si imágenes, que si pedacitos de contenido, que si… Es como volver a hacer el trabajo de nuevo pero sin el factor de emoción y el desborde de creatividad inicial.

Sentimentales: los cierres en las relaciones.
Vale, entendemos que la cosa no va a ningún lado y que hay que ponerle sino un punto y final, al menos punto y aparte, pero ¿quién disfruta terminándolas? salvo los mentalmente jodidos creo que nadie la pasa bien tirando aquello que inició con ilusión, fantasía, ganas de compartir sueños, de emprender un camino juntos y de ir en busca de la felicidad. Eso sin contar el alto número de aterrizajes forzosos que aumentan en sobremanera los traumas naturales de la situación.

Personales: las mudanzas.
Por chula que sea la casa o ciudad nueva el mudarse sólo puedo describirlo como horrible. Meter tu vida en cajas es casi desmoralizante, tener que tirar objetos hacia los que tienes cierto apego emocional es algo cercano a deprimente y cargar con todo aquello… ¡ni que fueramos tortugas o caracoles! Es evidente que no estamos físicamentes diseñados para andar con la vida a cuestas.

Vamos y como mencione la muerte la liamos… Pudiera seguir poniendo ejemplos hasta la saciedad, pero creo que han entendido mi punto: como casi todo ser humano confieso que yo odio los cierres y por desgracia esta semana de vida no es más que eso.

Buen lunes a todxs, que lo que viene sea leve y tenga (por algún lado) un “final” feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: