h1

La más linda despedida

junio 20, 2011

Llegué al aereopuerto cansada, agobiada, estresada, como se llega cuando se despide una de aquello de lo que realmente no quiere despedirse. Mis acompañantes me dejaron en lo que aparcaban para que me fuera integrando a lo que posteriormente descubrí era una inmensísima y horrible fila.

Recibí la llamada de un amigo, una de esas que te alegra aunque era de esperarse y unos diez minutos después vi a alguien que parecía ser él. No tenía sentido así que busqué enfocar mis ojos y al hacerlo detecté otro rostro conocido, y otro, y otro, y otro, y otro… Eran parte de mis twitteros, mis piratas habían planeado una despedida sorpresa en el aereopuerto porque al parecer se negaban a que me fuera sin darme un último abrazo.

Yo no soy muy de llorar en público, incluso lo evito a toda costa sobre todo si estoy entre conocidos, pero la sorpresa me pudo y brotaron de mis ojos inmensas lágrimas. No lo creía, pero de esa manada de locos todo era de esperarse, me habían pillado “fuera de base” y la mezcla entre moqueos lacrimógenos y una sonrisa de idiota lo ponía en evidencia. Me habían llevado su cariño, su compañía, su alegría y una rosa roja. Me acompañaron en la larga fila, me ayudaron con el equipaje y posteriormente me contaron parte de la historia.

El viernes habíamos hablado de ir a por unas cañas, pero mi agotamiento me dejó sumergida en una siesta de la que no salí hasta pasada la media noche y evidentemente no pudimos quedar. Ellos lo hablaron entre sí y contactaron a mi hermano, que también está fuera del continente y los refirió a mi cuñada. Si, la misma que me llevaba al aereopuerto era cómplice (¡que bien guardó el secreto esa malvada!) y entre todos (algunxs que no pudieron ir incluso) fueron sacandome información.

Aquellos que alguna vez fueron desconocidos ahora son mis amigos, y unos tan especiales que en un día con sentimientos agridulces me dejaron llena de cariño y agradecimiento por el linditísimo gesto. Confieso que ellos se han convertido en una de mis mayores “pérdidas” con el cambio de continente.

Si antes por motivos laborales era defensora de las redes sociales tras haber encontrado a ese maravilloso grupo no hay quien me quite la idea de que en ellas si se pueden crear relaciones tan reales como las emociones que experimenté en la que considero ha sido mi más linda despedida.

3 comentarios

  1. He de confesar que en todo lo que has escrito hay en una cosa que te equivocas, como parte de nuestro gran plan malvado, lo habríamos hecho igual aunque hubiésemos estado de cañas, pues cuando dijiste lo de las cañas nosotros ya teníamos todo organizado.

    muajajajajajajajajajajajajajajaja


  2. […] Tras una linda despedida vino una bienvenida sorpresa julio 2, 2011 Había mencionado mi despedida de Madrid, pero por falta de fotos no les había contado que me hicieron una bienvenida sorpresa a Santo […]


  3. […] En mi última etapa madrileña hubo un grupo de personas clave: mis twitteros piratas, aquellos que conocí en el Twittmad y que se terminaron siendo de mis más queridos amigos. Ya antes hablé de ellos en los post “Por culpa de las redes sociales” y “La más linda despedida“. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: