La que le desnudó

Ella le miraba desde la rendija,
tenía la ropa ensangrentada,
se veía débil,
indenfensa,
lo esperaba sentada en una silla de madera,
su camiseta blanca estaba rota,
su pecho desgarrado.

Se apresuró en entrar a la habitación,
caminó hasta el inicio de su sombra,
notó que su rostro estaba semi-cubierto,
sonriente,
buscó acercarse sólo para descubrir que
tras la máscara estaba la ella
real y cruda
que sólo él conocía.

Se desplomó a su lado,
mientras lo hacía
sintió como una lágrima brotaba de sus ojos.
Aquella mujer una noche le desnudó el alma
y le regaló su corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .