h1

La educación y las clases sociales

julio 19, 2011

Hoy tenía un cumpleaños en un restaurante de uno de los centros comerciales más elitistas, clasistas y cualquier ista que se les ocurra que implique “gente con dinero”. Al finalizar la noche pasamos por el baño y cuando salíamos entraron dos chicas, debían tener unos 24 años dándoles mucho y tenían toda la pinta de ser hijitas de papy y mami de educación exclusiva y de antojos en libras esterlinas. Nos miraron de arriba a abajo y continuaron conversando entre ellas pasando olímpicamente de nuestra existencia. Ahí recordé la escena de unas horas antes cuando venía del trabajo en un autobús del transporte público en donde una señora cuya apariencia y vestimenta dejaba en evidencia que no disponía de muchos recursos económicos, al entrar saludó y sonrió cálidamente a todos los que la miraron.

Me dio pena por las chiquillas, son tan pobres de espíritu que no tienen ni para compartir una sonrisa pero al mismo tiempo -y al tener un contraste tan marcado- me alegré, porque mi pueblo sigue manteniendo uno de sus máximos valores: su alegría y pese a no tener ni el 4% que dicta la constitución para la educación pública sigue teniendo la cortesía de saludar cuando se entra a un lugar.

Hoy sentí que aprendí algo y es que la esencia buena de mi gente se mantiene pese a los intentos de pisotearla.

Anuncios

3 comentarios

  1. Realmente es impresionante que las personas menos pudientes suelen ser las más educadas y las más juiciosas. Como es natural, hay quienes rompen la regla, pero en mayoría son mucho más educadas que quienes tiene menos problemas por resolver.

    Siempre he pensado que el nivel de respeto que le puedo tener una persona va en relación con la manera en que dicha persona trata a su servidumbre, chofer, cocinera, nana, etc.


    • Es que la educación cívica nada tiene que ver con el dinero o con la educación académica, sólo hay que irse al campo para ver que ese es el verdadero -y hermoso- espíritu de nuestra gente, por lo general los pseudo ricos y nuevos millonarios suelen ser lo peor en cuanto a cortesía y trato humano. Concuerdo contigo en lo del respeto, el trato para/con los demás es determinante en la percepción que tengo de alguien.


  2. Lamentablemente nadie puede dar lo que no tienen, el dinero podrá darle todos los lujos que necesitan, pero el amor, la misericordia y los valores no los podemos comprar con el dinero. Qué ejemplo el de la señora humilde que sin duda tiene una riqueza que no tiene precio, que mucho tenemos que aprender. Excelente reflexión, le felicito por su blog y le invito a visitar el mío: http://www.masquevivir.com y que me deje saber qué le parece en un comentario. Mucho éxito en la aventura de los blogs.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: