h1

Les presento a: Glass Beach

septiembre 19, 2011

La naturaleza es maravillosa y en este caso nos presenta un ejemplo vivo de como con tiempo y un poco de autocontrol de nuestra parte ella gestiona el daño que le hacemos.

En la década de los 40’s los habitantes de Fort Bragg California utilizaban como vertedero el océano, lanzando desde piezas de vehículos hasta electrodomésticos y con ellos sus respectivos cristales. Para finales de los 60’s el North Coast Water Quality Board se dió cuenta del error que se estaba cometiendo y buscó emendarlo, cambiando de locación el cementerio de desechos.

Más de treinta años luego tenemos Natura nos devuelve una espectacular playa compuesta nada más y nada menos que de aquellos trocitos de cristales, que a modo de roca fueron pulidos con el paso de los años y las olas. El área es actualmente conocida como Glass Beach y ofrece un espectacular panorama al reflejar el sol en sus millares de cristales, su majestuosidad es tal que se ha convertido en un punto (no oficial) de interés turístico.

Acá algunas fotinas que ilustran más la hermosura de este modo de reciclaje natural.

Fuentes:
This is Colossal
Fortbragg.com

Anuncios

3 comentarios

  1. Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaa


  2. No hay que irse muy lejos para ver cosas similares. Cuando era niño, unos tíos míos vivían cerca del “Obelisco Hembra”, y entre el mismo y la Estatua de Montesinos hay una playa… bueno, es playa técnicamente porque tiene arena y oleaje, pero hace décadas no es apta para bañistas ya que todas las cloacas de la Zona Colonial convergen en esa pequeña ensenada. Y con ello, toneladas de basura que los lugareños también lanzaban al mar porque “total, es grande y eso no es nada”.

    Mi Tío Orlando López (conócelo aquí http://40limon.es/index.php/2008/07/tio-orlando-lopez/) era siempre lo más cercano a un alma de fiesta y gustaba pescar en esa ensenada, Bajábamos juntos hasta la playa y en lo que él buscaba incautos peces que mordieran su anzuelo, yo me entretenía recogiendo “caracolitos de colores”, que no eran más que pedazos de vidrio azul cobalto, verde cotorra, ámbar oscuro, o blancos nacáreos. Eran restos de botellas pulidos por el oleaje y el restriegue de las olas en la arena.

    Lamento no conservarlos, pero lamento más que en aquellos años no entendiera el daño que significaban esas “piezas”.


  3. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: