h1

De como duele el dolor propio

septiembre 29, 2011

El se quejaba de su soledad,
de que tenía todos los recursos para disfrutar de una vida sin agobios pero no tenía con quien compartirla.

Ella se quejaba de sus deudas,
de que tenía todos los amigos y planes pero no tenía dinero ni energía para llevarlos a cabo.

Ambos envidiaban los problemas ajenos y pensaban que en los zapatos del otro estarían mejor y es que por empáticos que querramos ser, es nuestra naturaleza ser inconformes y egocéntricos.

La verdad es que al final el único dolor que nos duele es el propio, independientemente de su magnitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: