h1

Pasémonos los derechos humanos por el…

diciembre 10, 2011

Hoy vino Dominga, la señora que ha estando ayudando a mi familia con la limpieza del hogar y la cocina desde hace unos quizá 22 años y mientras almorzabamos nos contó que unos ladrones habían entrado a su casa.
Lo hicieron aprovechando que ni ella ni su pareja estaban, se llevaron todo electrodoméstico, joyería y el poco dinero que encontraron, cosa que es de esperarse cuando hay un robo. Lo que me impactó fue lo que continuó diciendo: “se robaron sábanas, tanque de gas, medio galón de aceite, un cuarto de libra de habichuelas, el culín de azúcar que quedaba y hasta se comieron una barra de chocolate”.
“Los ladrones de hoy en día roban hasta comida si la encuentran” dijo con ojos brillosos y agregó (y esta fue la parte que me dio duro) “y yo fui afortunada porque cuando ellos creen que se llevan pocas cosas de valor, hacen la maldad de quemar las casas. Así le pasó a una muchacha de por allá, salió a una fiesta y volvió para encontrar que su ranchito estaba prendió en candela”

Estimados, sigamos pasándonos el Artículo 25* por el ojete, criando cuervos en nuestras sociedades y sentándonos a ver como nos comen los ojos, deleitándonos con los resultados de la poca educación que se da al pueblo y la falta de una cultura de paz.
Continuemos fomentando la delincuencia, ignorando la drogadicción, apoyando el vandalismo y haciendo que aquello de tener derecho a una vida digna se convierta en utopía.
Quedemonos de brazos cruzados y brindemos con copa en alto por todos aquellos – muchos más de los que pensamos- que viven en miedo, que andan desnudos, que no tienen techo, que son esclavos modernos, por las niñas y mujeres que son violadas y físicamente degradadas por los animales que llevan las guerras, por los que mueren de sed en el cuerno de África, por los que no sobreviven inundaciones por vivir a la vera de un río que nos encargamos de secar en el centro del Caribe, por los que por falta de alimento caen en un estado en el que sus cuerpos se rinden, por los que hubieran sido salvados con un medicamento que tenemos el botiquin de nuestros baños… Brindemos por todos ellos con nuestros tragos importados, hagamos una fiesta y derrochemos aquello cuyo valor pudiera salvarles la vida y deseemosles un ¡feliz día de los derechos humanos!

Total… Es lo que hacemos todos los días ¿no?

*Artículo 25: Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, asi como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: