Archive for the ‘de Fantasmas’ Category

h1

De la nostalgia en los días grises

febrero 16, 2011

Soy muy de fotos.
Todo el que me conoce lo sabe y aunque por los estreses de los últimos meses he estado un poco alejada de este mundillo, sigo teniendolo tatuado en mi ser.

Hay días como hoy -esos grises y lluviosos- en que la nostalgia me invita a dar un breve recorrido por el pasado y en los que me da con ver imágenes viejas. Esto es un arma de doble filo, es correr el riesgo de encontrarme con lo que no deseo revivir o tal vez con aquello que me llena de vida.

En este caso me pasaron ambas, pero los encuentros ha terminado siendo dos gratas sorpresas:

1. Un ex.
Y es que siempre que hacemos este tipo de recorridos aparece una foto: ya sea de un beso, de un momento “especial” o de una vivencia con una antigua pareja. Y acá hay truqui porque de no haberlo superado puede aumentar la herida (o remover las cenizas). Pero también se da el caso en que vemos a este sujeto, que en algún momento llegó a ser parte importante de nuestra existencia y no vemos más que a un desconocido.
Confieso que me he llenado de satisfacción el ver mi propia evolución y no reconocerme en alguien que simplemente no es más que un fantasma de mi pasado. Definitivamente me encanta no ser esa yo, no estar con ese desconocido y más que nada: haber acumulado ese todo que me hace ser la de hoy.

2. Mi familia.
Ver las fotos de mi familia nuclear, de cuando eramos los 5, de mi infancia, ver la sonrisa de mis padres juntos ¡Lo bien que me han hecho los años! (modestia y aparte, es que hay fotos mias muy feas)
Encontrarme con el nacimiento de mi primera sobrina, mi Lili, la personita que me enseñó qué tanto podía algo tan pequeño cambiar una vida. Luego ver cuando llegó el segundo Joshu, que me refrescó el sentimiento y amplió mis horizontes y mi capacidad de amar, y contrastarlo con la vivencia del tercero, Mati, que me ha tocado el alma con la verdadera definición de amor a primera vista.
Esto me llena de sonrisas y me recuerda por que son los seres que más amo en la vida.

Y cierro la carpeta de fotos con los ojos aguados y con una sonrisa.
Crecí, cambié, soy otra, ya se esfumaron ciertos espejismos que se habían colado en mi mente. Pero sigo siendo la misma, amando a quienes verdaderamente amo, y haciéndolo cada vez de una forma más conciente, más plena, más real.

Anuncios
h1

Sabia naturaleza

mayo 2, 2010

Compré un bambú para cada uno, cuando sentía que la relación merecía tener un símbolo vivo que nos recordara, en nuestras respectivas moradas, que algo superior a nosotros mismos existía entre ambos.

Cuando habitamos juntos ambas plantas daban un toque de complicidad que creaban un equilibrio perfecto en la estancia en que se encontraban.

El bambú de él crecío en dos direcciones y pasado un tiempo comenzó a mostrarse amarillento y enfermo. El mio sin embargo creció recto y hasta la fecha mantiene su característico verdor.

Por razones de la vida nos separamos y decidimos que las plantas debían mantenerse juntas en la nueva casa donde estaría yo. Pasados unos meses él se encontró ante una bifurcación sentimental y al igual que su bambú, enfermó de corazón y espíritu marchandose para siempre de mi lado. Yo luché por no descargar la ira en la plantita que carecía de culpabilidad ante los hechos y la cuidé hasta que murió el último milímetro de su ser.

En el fondo siempre vi en ambos regalos un reflejo de aquel al que amé y uno de mí misma, por lo que decidí que sólo el tiempo sería capaz de dictar la sentencia final y de eliminar, de forma definitiva, los vestigios y daños que el causó.

Hoy me siento libre, porque ya no hay nada vivo que me recuerde su existencia, convirtiéndolo así -formalmente- en un fantasma más de mi pasado.

h1

Infidelidad cibernética

abril 29, 2010

No dejan de sorprenderme la cantidad de casos que recientemente he encontrado de relaciones que terminan en no tan buenas condiciones por infidelidades que inician o tienen como sede el mundo virtual.

Será que aún somos tan estúpidos que no sabemos -como dice Drexler- que “tarde o temprano nada es secreto en los vericuetos de la informática”. En serio, y como favor personal pedido por quien suscribe (que ha sido víctima de estas circunstancias) usen un poco la cabeza, dejen a un lado las hormonas y PIENSEN, obviamente primero en no hacer las cosas mal, pero caramba si harán el mal tómese al menos las molestias de hacerlo bien.

Los dejo con un video y letras de la canción “La Infidelidad en la Era de la Informática” de Jorge Drexler, inspiradores de este post.

Aquel mensaje que no debió haber leído
Aquel botón que no debió haber pulsado
Aquel consejo torpemente desoído
Aquel espacio, era un espacio privado.

Pero no tuvo ni tendrá la sangre fría,
Ni la mente clara y calculadora,
Y aún creyendo saber en lo que se metía
Abrió una tarde aquella caja de pandora.

Y la obsesión
Desencripta lo críptico
Viola lo mágico
Vence a la máquina;
Y tarde o temprano
Nada es secreto
En los vericuetos
De la informática.

Leyó a mordiscos en un lapso clandestino
Tragando aquel dolor que se le atragantaba,
Sintiendo claramente el riesgo, el desatino
De la pendiente aquella en la que se deslizaba.

Y en tres semanas que parecieron años
Perdió las ganas de dormir y cinco kilos,
Y en flashbacks de celos aún siguen llegando
Las frases que nunca debió haber leído.

Y en esa espiral
La lógica duerme,
Lo atávico al fin
Sale del reposo;
Y no hay contraseña,
Prudencia, ni pin,
Que aguante el embate
De un cracker celoso.

h1

Bocarriba

marzo 13, 2010

Es increíble como bajo distintas situaciones reaccionamos exactamente igual.

Este texto lo escribí hace un tiempo pensado en lo que vivía con uno de los “fantasmas de mi pasado” e increíblemente, salvo algunos detalles, resume perfectamente la forma en que me sentí anoche… ese odiado buscar de posiciones que en cierto modo detengan las lágrimas que se nos hace humanamente imposible contener, pero que deseamos mantener dentro.

_

Bocarriba.
He de mantenerme bocarriba,
Es la única forma de que las lágrimas no logren escabullirse de entre mis ojos,
es la única forma de que ese océano que nos separa no inunde mi alma,
pues ese mismo océano lo llevo dentro,
así de inmenso,
salado y pasivo,
esperando sólo a que cambie de posición para externarle al mundo,
externarte a ti lo que llevo a cuestas.

Por eso debo mantenerme bocarriba,
porque prometí ser fuerte, o al menos parecerlo.
Porque te prometí no llorar, al menos ante tus ojos.
Porque me he prometido a mi misma que no te dejaré llevar lo mejor que tengo.

Pero las lágrimas son traviesas ¿sabes?
Ellas logran burlar mis recursos,
ellas logran salir al mundo y no hay parpadeo que las detenga,
no hay posición que las mantenga a todas dentro.

Créeme que yo lo intento,
una y otra vez lo intento.
Por eso estoy bocarriba,
por eso muero por dentro en silencio,
inmóvil,
ahogada en mis propias lágrimas,
destruida por mi propia tristeza.

Bocarriba.
He de mantemerme bocarriba,
Es la única forma de sobrevivir este triste período sin ti, y no perecer en el intento.

h1

Dando y dando

marzo 11, 2010

Tíldame de todo y de nada,
mientras me mantengas en tu cabeza,
dale rienda suelta a las imágenes que no compartimos,
a los momentos que quizá nunca viviremos…
Pero deja YA de pedirme que vaya hacia ti,
sobre todo si tu no estás dispuesto a venir a mi lado.

h1

de Fantasmas

marzo 8, 2010

Tras encontrarme unos escritos viejos y conversar sobre historias jocosas o románticas de cómo he conocido a ciertos individuos y de algunos instantes que he vivido con ellos, he decido abrir la posibilidad de escribir sobre el pasado y sobre momentos que por lindos/cómicos/tiernos/horripilantes o simplemente divertidos vale la pena contar.

¡Venga pues! que le regalo a los protagonistas de mi pasado la oportunidad de ser presente ante tus ojos, “de fantasmas” nace como nueva categoría de ahora en adelante y al que crea que le puede servir el sombrero que revise bien su cabeza, porque probablemente desde hace un tiempo que no cabe.

A %d blogueros les gusta esto: