El hombre dominicano, ¡toda una perla!

Todo aquel que las ha transitado puede afirmar que las calles de mi país como menos son pintorescas, y no me refiero a los colorines de las casas que salen en las postales (que no son la capital) sino a las "creativas" formas en que se expresan algunos especímenes masculinos. Hay que saber que a… Seguir leyendo El hombre dominicano, ¡toda una perla!

El porque no uso faldas

Hoy me dieron ganas de utilizar falda, hacía mucho que no me ponía una y total ¡está ahí en mi closet! así que fui a por ello y una vez vestida me vi en el espejo, me sentí tan cómoda que me pregunté ¿por qué no hago esto más a menudo? Cuando salí a la… Seguir leyendo El porque no uso faldas

Dicen que el dominicano es sucio

Dicen que el dominicano carece de civismo por tirar la basura en la calle, pero hoy acabo de caminar unas cuatro o cinco cuadras (manzanas) en una vía principal del casco céntrico de Santo Domingo con un recipiente en las manos porque no encontré un solo contenedor en donde depositarlo. Dicen que el dominicano es… Seguir leyendo Dicen que el dominicano es sucio

De las viejunas estiradas y la cortesía cotidiana

Desde pequeña me enseñaron el respeto y la cortesía para/con las personas mayores. Mis abues (los 3 que conocí) y algunas abuelitas postizas fueron mi debildiad por muchos años y mi madre cada vez está menos jóven, por lo que al ver a estas personas les pienso y me llegan directo al corazón. De tres… Seguir leyendo De las viejunas estiradas y la cortesía cotidiana

La loca del penúltimo metro

Dicen que había una loca que andaba en el metro de Madrid por ahí por las doce y trenta de la madrugada de hoy. Que caminaba al ritmo que le marcaba la música emitida por sus inmensos audífonos azul y verde, que tenía exceso de colorete en el rostro, que de su la cartera se… Seguir leyendo La loca del penúltimo metro

“Oloroso” trayecto

Que quede claro algo: yo respeto todas las profesiones y entiendo que aunque algunas sean menos de mi agrado que otras no quiere decir que no sean útiles o necesarias para que la sociedad funcione relativamente bien. Con esto aclarado inicio el cuento de lo que me pasó: Entro al metro, veo un asiento, camino… Seguir leyendo “Oloroso” trayecto

¡Que no me toquen ©º#º!

Hay ciertas personas que al estar en espacios públicos no cuidan sus movimientos y te tocan. Sí, te tocan. La mayoría sin querer, aunque siempre aparece uno que otro cuya perversión es fácilmente leíble en su rostro. El punto es que odio cuando esto sucede. A mi no me gusta que me toquen, hasta que… Seguir leyendo ¡Que no me toquen ©º#º!