Posts Tagged ‘bebé’

h1

Un bebé en camino

junio 28, 2011

Cuando se sabe la noticia de que hay un crio en camino las familias suelen ponerse más bien insoportables, adorables quiero decir ;). Toda la atención se centra en la nueva vida que está en el horno y en transmitir la emoción a TODO aquel que les rodee.

Por desgracia cuando se quiere abordar el tema desde el punto de vista publicitario con frecuencia se peca de caer en clichés más bien poco reales y requete-vistos. El Antwerp Zoo de Bélgica desarrolló hace unos años una genialísima campaña que me acaba de alegrar la mañana y que evidentemente no podía dejar de compartir.

Tenían una gran noticia que transmitir: ¡el nacimiento de un bebé elefante! un hecho extraño en Europa y único en Bélgica. En vez de limitarse en poner en la ciudad dos o tres cositas que evocaran este fenómeno, optaron por hacerla partícipe. Para esto se encargaron de compartir desde la primera sonografía hasta la elección del nombre, fueron unos ocho meses de activa participación con un website destinado sola y exclusivamente a la evolución de la inmensa tripa. Todo para ser coronado con la transmisión en vivo del parto.

¿Qué lograron con esto?
Atención mediática masiva a nivel mundial,
8,500 recomendaciones de nombre
41,000 suscripciones para recibir las actualizaciones
850,000 visitantes únicos en baby-elephant.be,
560,000 espectadores online del parto,
1.2 millones de visitas a la web en la semana del nacimiento
22,000 comentarios en el blog
5,000 firmas online en el registro de nacimiento
y lo más importante:
300,000 visitas más al zoológico que en el 2008 (200,000 de los cuales pagaban)

Si esto no es eficacia publicitaria que alguien vuelva y me defina el concepto por favor.

Acá les dejo algunas fotinas, el video resumen del caso y clarines la web que desarrollaron para la campaña… Enjoy!

WEB: http://www.baby-olifant.be/

Fuente: http://www.bornoncloud9.be/cases/kmda/baby-elephant/

Anuncios
h1

Buenas Nuevas

octubre 15, 2010

Ayer recibí la buena noticia de que mi hermanita había dado a luz a mi nuevo sobrino: “Matías Humberto”. Travieso desde el vientre tenía a su madre en reposo absoluto desde hacía más de un mes y el malvado parece que estaba tan emocionado con su fiesta de bienvenida que no esperó a que la hicieran, supongo que por que quería hacer acto de presencia.

Es super raro esto de ser tía estando lejos. No sé por que siento que incumplo mis funciones al no estar llevando, trayendo, buscando y haciendo lo necesario para aliviar la carga y el estrés que se genera en la familia.

Hay algo que me encanta y que se lo agradezco en sobremanera a mi cuñado, a su hermana y claro, a la tecnología, y es que a las pocas horas de haber nacido el bebo ya yo tenía en mi correo electrónico fotos y hasta un breve archivo de audio de él y su madre ¡Como mola vivir fuera de tu continente con los avances de esta generación!

En fin, que no podía dejar de compartir la alegría de la llegada de un nuevo tesoro a mi vida, uno que sin lugar a dudas robará mi corazón y se convertirá en mi amado principito. Soy tía de nuevo y eso me hace inmensamente feliz.

h1

El poder de una carcajada

septiembre 4, 2010

El clásico “silencio” del metro de repente fue roto por una inmensa carcajada, era un crío que probablemente no sobrepasaba los 8 meses. Inmediatamente en los rostros de todos los allí presentes, y cuando digo todos me refiero al vagón entero, se dibujaron radiantes sonrisas, fue un micro segundo tan divertido.

Es increíble el poder que tienen los bebés.

Este sin saberlo cambió el humor de todos nosotros y nos convirtió en un vagón de gente feliz. Me alegrá de haber sido parte de ese fenómeno, especialmente luego de lo que puede considerarse un día verdaderamente feo. Sin querer él eliminó mi problemas por un segundo y limpió el mal sabor en la boca que había dejado la jornada.

h1

Un trío en el metro

junio 5, 2010

El lo miraba fijamente, sonreía mostrando sus dos dientecitos y aquel guapetón, alto, esbelto, con inmensos ojos miel no hacía más que sonreír de vuelta al crío que no pasaba de los seis meses.
Una escena que dibujó sonrisas en todo aquel que se encontraba en el vagón y que me hizo sentir parte de un trío lleno de energía positiva, a modo de espectadora que disfrutaba el más mínimo gesto de ambas partes.

A %d blogueros les gusta esto: