Aquel que se permitió tener un corazón nómada

Por que lo que quería era vivir una ilusión y no una realidad. Por que le aterraba disfrutar de las exquisiteces que vienen de experimentar lo onírico.