Posts Tagged ‘criollo’

h1

¡Amo las cosas de mi país!

octubre 28, 2010

Esta noche he cenado con mi madrina y mi tio, recién llegados a Madrid y me han traído varias gratas sorpresas, a parte de su presencia ¡claro está!.

Lo primero son mis dulces criollos, esos que me hacen la boca agua de pensarlo. Tengo nada más y nada menos que una barra de dulce de cajuil con una marca cuyo nombre no sé ni como a alguien se le ocurrió ponerlo, pero da igual porque está buenísimo y mi adoradísimo dulce de leche de Tula.

A parte me han traído una tshirt de “Tu Madrina” de Mango Bajito, mega cómico que me lo regale mi propia madrina (me parto de la risa) y uno de la campaña de “Orgullo de Mi Tierra” de CCN, súper chulo con una iguana de Pedernales.

De verdad, cuando una está fuera no hay nada más rico que recibir ese calorcito (y saborcito) de casa, ese cariño de siempre y esos detallitos que cierran cualquier día con broche de oro.

Ya me comí una “tajá” de mi dulce de cajuil y sinceramente, aunque ahora mismo esté casi sin compu (porque se le ha fundido el cargador, ya les digo que sólo falta que me caguen las palomas para completar la mala suerte) no me cambio por nadie porque confieso que esas delicias me endulzan la vida y ¡me hacen feliz! 🙂

Anuncios
h1

Dulce de leche con cajuil

abril 6, 2010

¡Qué rico es caminar por las calles de Madrid mientas me como un trozo de dulce de leche con cajuil! Hoy pude vivir esa experiencia por el regalo de mi madre, que llegó a mis manos cortesía de mi amiguita Denisse Casado.
Es rico ver el corazón dejar de pendular (sí, vuelvo a citar el concepto expresado en la canción de Alex Ferreira) porque lo tiene casi todo: una de las delicias gastronómicas de mi país, repleta del amor con el que la compró mi mamita y siendo comida en las calles de mi actual –y querida- ciudad.
Esto de los viajes, la globalización y la modernización si que es un éxito. No quiero ni siquiera imaginarme por lo que pasó la gente de hace unos 30 años: sin tener la posibilidad de recibir sus comiditas ricas por varios meses… si es que las recibían. Sin poder tener una conversación con video, que acerque a los amados distantes y sin poder enterarse de lo que sucede al momento.
Le doy gracias a la vida que pertenezco a mi generación, pues con lo hijita de mami y familiar que soy creo que sería imposible vivir fuera del nido sin las condiciones actuales.

A %d blogueros les gusta esto: