Posts Tagged ‘deseo’

h1

De mis deseos económicos y otros demonios

mayo 11, 2012

Mi estadía en Europa (de casi 3 años) trajo consigo muchos aprendizajes, infinidad de vivencias, experiencias nuevas y una deuda externa personal que para mi impecable récord financiero resultaba “quasi ulceresca”. Desde entonces le pido a [dios, los astros, los ángeles, los dioses, Buda, Allah…] la vida que “me dé dinero” tontina al fin, no sólo lo hago con esperanza, sino que lo hago mal.

Dicen por ahí “cuidado con lo que deseas porque se puede hacer realidad” y en el caso de mi petición monetaria la vida [o los previamente mencionados] me juegan un tanto sucio. Si bien mi deseo es más bien fundamentado bajo una conducta supersticiosa de que me ganaré algún premio fantástico (que prácticamente nunca juego/concurso), su materialización implica algo más de esfuerzo.

No me puedo quejar, lo hago quejicas al fin, pero de verdad no debería.
Mientras a nivel mundial las filas de desempleados son cada vez más largas y las injusticias laborales más evidentes yo estoy en una situación un poco… ¡inversamente proporcional! Cuanto más “dinero” pido ¡más trabajo recibo! y está la cosa al punto de no tener capacidad humana de asumirlo todo y verme en la necesidad de rechazar proyectos en los que en otro momento me hubiera encantado estar/continuar.

En fin, que espero que mi “racha” laboral se extienda entre tu mi “lectoribus” y tus seres queridos y que recuerdes cuidar lo que pides y sobre todo como lo pides, para que no te pase como a mi 🙂

Anuncios
h1

Cambios continuos, ahora… Back to school!

febrero 19, 2012

Hace unas pocas semanas me di cuenta de que mi estadía en Santo Domingo había cobrado sentido desde que había denominado este período como el de “la recuperación económica”. Pero luego caí en cuenta de que es muy feo eso de estar en un lugar sólo por el dinero, así que quise darle un punto de vista más enriquecedor y lo denominé también el período del “reperfilamiento académico”.

¡La perdimos! (pensará más de uno/a) pero es todo lo contrario.
Me di cuenta de que me estaba inclinando demasiado a lo comercial y si bien parece dárseme bastante bien, les confieso que no lo disfruto del todo.

Saber que estoy utilizando mis capacidades y conocimientos para ir por la vida manipulado a las personas para que sean más infelices comprando marcas, productos o tomando decisiones que realmente no les convienen me dolía. Confieso también que llegué a salir de uno que otro trabajo pensando que “le vendía el alma al…” y enfrentándome directamente con mis principios.

En vista de esto y de que quisiera en un futuro poder vivir plenamente de hacer lo que amo y me satisface, di un importante paso: me inscribí en un postgrado (1era parte de una maestría) vinculado con el tema de la educación, y… ¡hoy fue mi primer día!

Sé que en cierto modo estaré en Lalalandia porque aunque he dado varias materias de psicología y de metodología, no he estado académicamente vinculada con el mundillo de la formación y mis conocimientos son más bien empíricos o fruto de la experiencia (Oh! mis clases de inglés y o las adoradas de fotografía)

Así que nada, mientras en lo laboral no dejan de aparecer interesantísimas oportunidades, propuestas y proyectos; económicamente se van notando los esfuerzos; personalmente se busca una mezcla entre estabilidad y dinamismo… Ahora académicamente estaré más cerca de ser lo que siento debo ser.

Y ya que te solté todo mi rollo personal te pregunto (y si, si te ape puedes responder comentando debajo) ¿acaso eres tu lo que quieres ser?¿haces lo que amas o te conformas con fallidos intentos de aceptar lo que haces?¿qué cambios estás haciendo para sentirte una persona plena y satisfecha? Métele un “go for it!” y atrévete a intentarlo, lo peor que peude pasar es que te quedes exactamente donde estás.
Y luego de quizá sembrar una semillita de duda te dejo con una frase que mencionaron hoy en clases: “¿de qué te sirve saber dónde estás si no sabes a dónde quieres llegar?”

h1

Deseo teletransportarme

julio 8, 2011

Deseo teletransportarme
a tu lado
a nuestra burbuja
a donde sólo existimos nosotros
a donde el tiempo se detiene
a donde hablamos nuestro idioma propio
sin palabras, sin señas,
a donde fabricamos sonrisas
a donde somos momentaneamente felices.

Deseo teletransportarme,
a tu lado
a nuestra burbuja
pero lamentablemente
aún no sé cómo hacerlo.

h1

Ellos & yo #3: No le deseo mal, pero…

mayo 16, 2011

Cuando nos hacen daño inmediatamente se bloquea la parte de nuestro ser que nos hace empáticos para/con quien nos perjudicó. No es que le deseemos mal, porque al menos yo no soy capaz de desearle un mal real a nadie. Pero tampoco significa que no se nos dibuje una nano sonrisita ante su desgracia, pues sigue habiendo una parte en nosotros que piensa ¡lo tiene merecido!

Pensando en ese momento en que sin desearlo, vemos como aquel que nos hirió es víctima de desfortunios va este “Ellos & yo”, sincero y real en donde se resume un sentimiento, ese de “No quiero que le pase nada malo, pero tampoco siento que merece nada bueno”, ese momento en que entregamos a esa persona a las manos del karma. Yo confieso que cuando me sucedió lo primero que me vino a la mente fue la canción “Karmapolice” 😉

h1

Ganas de ti

abril 26, 2011

Confieso que tengo ganas de…
verte,
hablarte,
comerte la boca,
morderte el cuello,
llenarte de besos,
que me mires con tus ojos dulces,
que enredes tus dedos en mi cabello,
que nos bañemos de placer,
que compartamos sudor,
que te despiertes a mi lado,
que mi presencia te dibuje una sonrisa,
que me contagies tu alegría.

En fin, que tengo ganas de ti.

h1

¿Qué quiero? – Versión Romántica

marzo 25, 2011

Quiero acostarme,
que te sientes a mi lado,
que hagas un delineado de mi silueta
mientras tus dedos recrean mi figura.

Que mi cuerpo sea el lienzo,
que en tus manos esté la pintura,
que des rienda suelta a tu creatividad.
Y que tus caricias me desnuden el alma
para que le haga compañía a la tuya.

h1

Aquel que se permitió tener un corazón nómada

enero 14, 2011

Le era fácil soñar realidades distantes, desear lo imposible y fantasear con obtenerlo. El problema estaba cuando las distancias se acortaban, lo imposible se dibujaba en el horizonte y las fantasías se volvían obtenibles.

Entonces ya no era un sueño pues se perdían magia y misterio.

Ya no le apetecía tanto soñar, ni desear, y mucho menos fantasear. Por que lo que quería era vivir una ilusión y no una realidad. Por que le aterraba disfrutar de las exquisiteces que vienen de experimentar lo onírico.

Fue ahí cuando sacó la armadura cual guerrero medieval, cerro las puertas, aseguró las murallas y bloqueó cualquier acceso que pudiera tenerse hacia su interior. Preferió estar solo a pillarle el truco a una buena compañía y se justificó con nimiedades que no llegaban a satisfacerle ni a sí mismo.

Y se creía feliz, mientras estaba vacío. Sin darse cuenta de que permitió que su corazón fuera nómada y no le dejó ver -ni sentir- más allá de las fronteras de sus propios miedos.

A partir de entonces caminó solo por la vida, mirando -con tristeza- el pasado que no permitió ser.

A %d blogueros les gusta esto: