Despertada a mandarriazos

Suena el despertador la primera, la segunda, la tercera vez (si, lo tengo tres veces porque sino no hay forma de despertarme) entre sueños lo reprogramo para durar esos 15 minutos más que me darán el recargado necesario. Pasa uno y de repente se escucha un estruendo, uno que hace que mis ojos se abran… Seguir leyendo Despertada a mandarriazos