Posts Tagged ‘educacion’

h1

Confesiones de una profe de fotografía

febrero 6, 2014

Ayer me di cuenta de que estoy siendo “víctima” de algo. Soy la profesora de fotografía de un curioso grupo de adolescentes de 9no / 1ero de bachillerato.

En el primer ciclo me concentré mucho en llevar a cabo un programa perfecto, cargado de teoría y un tanto rígido. Los niños aprendieron, pero no disfrutaron la asignatura tanto como la disfruté yo. En el segundo ciclo (actual) opté por cambiar un poco, dejar que se involucraran más en la clase y hacer que ellos mismos fueran participando con exposiciones que posteriormente complemento. En cierto modo siento que no estoy dándoles todo el peso teórico que me gustaría, pero luego recuerdo que son estudiantes de bachillerato y no de doctorado… Y ayer, tras una pequeña sesión de preguntas para retroalimentarme me di cuenta de algo: El resultado está trascendiendo mis expectativas.

Ken Robinson dijo en una de sus ponencias de Ted: “If you can light the spark of curiosity in a child, they will learn without any further assistance” y creo que esto es justo lo que me está sucediendo. Los niños están asumiendo como propios los movimientos artísticos que influyeron en la historia de la fotografía, se les escucha decir cosas como “me gusta más tal movimiento por que el blanco y negro tan intensos son más impactantes”, refiriéndose a los altos contrastes o “me choca como las formas se pierden y ya no sabemos de qué es la foto”, hablando de las abstracciones.

Es impresionante como tan solo entrar al aula me vuelan arriba con sus teléfonos móviles para enseñarme las fotos que han tomado en el transcurso de la semana y para que les diga qué pienso y como mejorarlas. Es hermoso como algunos llegan y antes que nada se justifican con argumentos como “si profe, sé que debí buscar tal o cual ángulo pero no podía por…”. Me emocioné mucho el día que un estudiante llegó con una foto de punto de vista y plano totalmente distinto y me dijo: “es que era diferente y quería transmitir algo diferente”.

Mis alumnitos no terminarán de este año escolar siendo fotógrafos, de eso estoy segura. Pero si tendrán (al menos por un par de días) la llama de la curiosidad encendida y las ganas de crear despertadas. Esos niños están rompiendo sus propias limitaciones (¡profe yo no sé tirar fotos! o ¡yo no soy creativa!) y están llevando la clase a un nivel que yo, sinceramente, no esperaba alcanzar.

Confieso en que ya van varios días en que termino casi llorando de la emoción con una sonrisa más grande que mi cuerpo porque pocas cosas se sienten tan bien, como ser responsable de despertar la pasión en alguien… That my dears, is the purest happiness!

h1

Evaluación educativa

febrero 9, 2013

Como tema de exposición de mi última asignatura teórica en el Postgrado en Eduación Superior que estoy casi finalizando, nos tocó el tema de la Evaluación Educativa enfocada hacia la docencia univeristaria.

Creo fielmente que la democratización de la información es un eje fundamental de nuestro desarrollo humano y social. Por ello he compartido anteriormente algunos de los trabajos en los que me veo involucrada y esta no será la excepción.

Así que sin más preambulo acá tienes el producto, nuestra Presentación Evaluación en la Educación Superior.

Para verla solo debes hacer click al link y se abrirá el documento pdf y el video que presentamos lo encuentras en youtube siguiendo este link: http://www.youtube.com/watch?v=YgpeptNUy1k

h1

Introducción a los Blogs

junio 9, 2012

Dicen que lo prometido es deuda y como en el post “De blogera a ¿profe de blogueros?” me comprometí a facilitarles el material de la presentación que hice hoy en clases, acá estoy cumpliendo.

Esta fue la presentación:

Y este es el desglose que sirvió de base para la misma:
Read the rest of this entry ?

h1

Pasémonos los derechos humanos por el…

diciembre 10, 2011

Hoy vino Dominga, la señora que ha estando ayudando a mi familia con la limpieza del hogar y la cocina desde hace unos quizá 22 años y mientras almorzabamos nos contó que unos ladrones habían entrado a su casa.
Lo hicieron aprovechando que ni ella ni su pareja estaban, se llevaron todo electrodoméstico, joyería y el poco dinero que encontraron, cosa que es de esperarse cuando hay un robo. Lo que me impactó fue lo que continuó diciendo: “se robaron sábanas, tanque de gas, medio galón de aceite, un cuarto de libra de habichuelas, el culín de azúcar que quedaba y hasta se comieron una barra de chocolate”.
“Los ladrones de hoy en día roban hasta comida si la encuentran” dijo con ojos brillosos y agregó (y esta fue la parte que me dio duro) “y yo fui afortunada porque cuando ellos creen que se llevan pocas cosas de valor, hacen la maldad de quemar las casas. Así le pasó a una muchacha de por allá, salió a una fiesta y volvió para encontrar que su ranchito estaba prendió en candela”

Estimados, sigamos pasándonos el Artículo 25* por el ojete, criando cuervos en nuestras sociedades y sentándonos a ver como nos comen los ojos, deleitándonos con los resultados de la poca educación que se da al pueblo y la falta de una cultura de paz.
Continuemos fomentando la delincuencia, ignorando la drogadicción, apoyando el vandalismo y haciendo que aquello de tener derecho a una vida digna se convierta en utopía.
Quedemonos de brazos cruzados y brindemos con copa en alto por todos aquellos – muchos más de los que pensamos- que viven en miedo, que andan desnudos, que no tienen techo, que son esclavos modernos, por las niñas y mujeres que son violadas y físicamente degradadas por los animales que llevan las guerras, por los que mueren de sed en el cuerno de África, por los que no sobreviven inundaciones por vivir a la vera de un río que nos encargamos de secar en el centro del Caribe, por los que por falta de alimento caen en un estado en el que sus cuerpos se rinden, por los que hubieran sido salvados con un medicamento que tenemos el botiquin de nuestros baños… Brindemos por todos ellos con nuestros tragos importados, hagamos una fiesta y derrochemos aquello cuyo valor pudiera salvarles la vida y deseemosles un ¡feliz día de los derechos humanos!

Total… Es lo que hacemos todos los días ¿no?

*Artículo 25: Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, asi como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios.”

h1

Cuando dejaron a la educación ser libre, gratuita y de calidad.

diciembre 4, 2011

Hoy preparé un artículo sobre una iniciativa que me encantó y que me parece justo compartirla con ustedes. Es algo como los software de código abierto, pero aplicados a la educación y dadas las fuentes, se garantiza la calidad de los contenidos. Se llama “Open Course Ware” y tiene como objetivo potenciar la sociedad del conocimiento, proporcionando un acceso libre y sencillo a materiales educativos de los cursos, grados y postgrados de las más prestigiosas universidades.

Les invito a que lean el artículo: OCW: Educación gratuita y de calidad al alcance de tus dedos y a que descubran que el OCW te lo pone tan fácil, que lo único que faltarán serán las ganas de aprender.

h1

Dicen que el dominicano es sucio

julio 21, 2011

Dicen que el dominicano carece de civismo por tirar la basura en la calle, pero hoy acabo de caminar unas cuatro o cinco cuadras (manzanas) en una vía principal del casco céntrico de Santo Domingo con un recipiente en las manos porque no encontré un solo contenedor en donde depositarlo.

Dicen que el dominicano es sucio, pero sucios son sus gobernantes, que teniendo en su poder los recursos para mejorar la educación del pueblo y fomentar una cultura más ecológica, lo malgastan en monos gigantes y en líneas de metro sobrevaloradas. Me da risa y vergüenza escucharlos hablar de progreso y avance mientras me pregunto ¿cómo evoluciona un pueblo en el que no hay ni donde echar la basura?

Al que me hable de la higiene de las calles de mi ciudad le pido que reflexione, como hice yo esta mañana, del buen estado en que se encuentran calculando que hay que caminar hasta 20 minutos para toparse con un lugar en el que se pueda dejar la basura.

Hoy llegué a la conclusión de que mi pueblo es MUY limpio, pues practicamente sin inversión en la educación y sin contenedores en las calles, la ciudad sigue relativamente transitable. Si creen que el dominicano es sucio, los invito a que vayan y rindan cuentas a su gobierno.

h1

Indecencia aerea

junio 21, 2011

El respeto al derecho ajeno es la paz, rezaba el famoso dicho que tanto me habían repetido en el colegio y en la casa. Muchas veces olvidamos que hay normas que se hacen para buscar crear la menor cantidad de incomodidades en el prójimo y que por simple sentido común deberíamos buscar cumplir, sobre todo si se está en espacios limitados.

Durante el vuelo de retorno a mi cachito de isla se sentó delante mio un caballero que me hizo ver que carecía en la totalidad de educación cívica. Y sí, sé que estoy acusándolo de algo serio, pero tras ocho horas y media de viaje junto a él creo que tengo la potestad de hacerlo. Acá el caso en detalle para que me entiendan:

Primero lo primero. Si, es su derecho reclinar el asiento hasta sentirse cómodo, pero por cortesía se avisa a quien está detrás para no molestarle o al menos no darle una poco grata sorpresa y quizá derramar o atrofiar lo que puede estar sobre su mesa. El sujeto en cuestión no sólo no avisó, sino que pasó olímpicamente del tema llevando el asiento a su máxima posición horizontal.

Luego tomó su móvil y puso en el música a todo volumen. Malditos indecentes, como que no era suficiente tenerlos en los viajes en metro, ahora ¡se cuelan también en los aviones! Evidentemente no tenía nada que pudiera gustarme, pero tampoco importaba porque el tema en cuestión era el respeto al silencio y al posible sueño de quienes estabamos al rededor y no sus gustos musicales.

El mismo individuo cuando pasó por su lado “la tienda” libre de impuestos compró una botella de whisky, le comentaron que no podía destaparla durante el vuelo y no sólo hizo caso omiso de la advertencia sino que invitó a varias personas a buscar un vaso y servirse. De repente aquel vuelo de Air Europa parecía un cuchitril de mala muerte de esos que evito a tope, con olor a alcohol, música a todo volumen y sujetos de los cuales prefiero no emitir más juicios para no caer en el error de generalizar.

Aquel personaje me recordó lo que más odio de “mi gente” y una de las razones por las que nunca me sentí (y tomen la libertad de conjugar el verbo tanto en presente como en futuro) cómoda en aquel lugar que me vio nacer. Por desgracia eso es parte de “mi pueblo” y es el tipo de actitudes que a veces me hacen pasar por pedante, quejona y clasista. ¿Saben lo peor? que mientras tanto el gobierno dominicano no sólo recorta los presupuestos de educación, sino que irrespeta sus propias leyes al no dedicarle el porciento de PIB que dicta la constitución. ¿A dónde llegaremos si en nuestras escuelas lo que se crea es este tipo de gentezuela?¿qué reputación internacional tendremos si esto es lo que exportamos?

Sinceramente confieso me avergüenza ese tipo de gente, sobre todo porque tras haber sido inmigrante -por casi tres años- sufrí el ser juzgada y clasificada en la misma casilla que ellos simplemente por compartir nacionalidad. Es una pena que gran parte del capital humano que exportamos sea este tipo de escoria que no hace más que desacreditar a quienes queremos ser embajadores de lo bueno de nuestras tierras.

A %d blogueros les gusta esto: