Posts Tagged ‘emoción’

h1

Yo escribí con el corazón

noviembre 8, 2013

Partamos del punto de que yo soy diseñadora de profesión, no periodista, ni comunicadora social, ni relacionadora pública ni nada de eso. Pero siempre me ha gustado escribir. De hecho he tenido la oportunidad de colaborar con redacciones para distintos medios y este mismo blog es una de las evidencias de que cuando puedo lo hago (y hasta lo disfruto).

Por Quemashago.com, medio digital que desarrollé junto a mi amigo Alexéi Tellerías y que recientemente estamos retomando tras una pausa que lo mantuvo inactivo por unos cuandos meses, he tenido que escribir mucho en estas últimas semanas.

Hoy, en medio del proceso me pasó algo muy lindo, estaba escribiendo un artículo sobre un centro ecoturístico al que fui hace unos meses llamado Rancho Don Lulú y me emocioné tanto que hasta se me escaparon un par de lagrimitas y acabé con ojos aguados, sonrisa en los labios y una extraña sensación de felicidad.

Este es el artículo que, me atrevo a afirmar, escribí con el corazón:

“Rancho Don Lulú: Un espacio de turismo sostenible en el corazón de la Reserva Científica Loma Quita Espuela”.

articulo-rancho

Espero que lo disfrutes tanto como yo y, si tienes la posibilidad, visites este centro pues pocos lugares me han llenado de tantas cosas buenas como el rancho y su gente.

Anuncios
h1

Y desde afuera se ve tan fácil

noviembre 29, 2011

Desde hace unos 20 días estoy de lleno con mi bebé y la verdad es que desde entonces he tenido mucho sentimientos, amanecidas, rabietas pero sobre todo satisfacciones y aprendizajes. Me refiero -evidentemente- a mi amado quemashago.com aquel que les presenté en el post “Les presento a: mi sueño, mi aporte, mi proyecto

He tenido que echar broncas por artículos tardíos, amanecer para que todas las mañanas encuentren contenido fresco y producir una cantidad de información como nunca en mi vida había pensado ¡y eso que soy parlanchina a muerte y siempre tengo de qué hablar!

Desde afuera, cuando veía proyectos así de ambiciosos pensaba ¡ah mira que chulo, que bonita idea! Pero nunca me planteé lo difícil que era llevarla a cabo. Ahora, el encontronazo con la realidad lo ponen en evidencia mis ojeras: desde afuera se ve tan fácil, pero siempre hay un problema, cuando no es que se te escapa una falta ortográfica, es que se te olvida subir la imagen o actualizar el buscador de la web… Siempre hay cosas que mejorar y entre las 3-4am es cuando me rindo, tras un día de entrar mil veces y arreglar detalles e insignificancias que probablemente solo vea yo.

Les confieso que me emociona en sobremanera ver cómo la gente va respondiendo al llamado de colaborar como redactor invitado, como nos confían sus vivencias a modo de préstamo, para que podamos compartirlas con aquellos a quienes puede aportar algo. Como hay quienes sin tan siquiera conocernos nos expresan su deseo de colaborar y se interesan por el proyecto.

Al ver como crece el bebé sobrepasando las cinco mil visitas, los 13 mil visionados de su contenido, los 70 artículos y los cada vez más invitados a la familia, sonrío y por unos breves instantes soy feliz pues ese sueño mío, poco a poco deja de ser propio y se convierte en algo de y para todos.

h1

Día cero

junio 19, 2011

Ha llegado el día cero, el más esperado y temido por mi en las úiltimas semanas. El culpable de ese sabor agridulce que me invade, por el que estoy inmersa en el fabuloso dilema de “me quiero ir, pero me quiero quedar”.

Ha llegado el día cero, el de cambiar de vida e iniciar una nueva etapa o al menos intentar sentar las bases para poder hacerlo. Fueron casi tres años, muchos recuerdos, vivencias, porquería material de la que hace imposible el deprendimiento, oportunidades, aprendizajes y amigos.

Ha llegado el día de darle las dracias a todos los que hicieron que estos tres años me marcaran tanto, a quienes formaron parte de este capítulo que hoy concluye. El día de, con lágrimas en los ojos, darle un hasta siempre a Madrid.

h1

Lógica vs. Emoción. Aprendizaje de mi padre.

marzo 19, 2011

Hace unos días me topé con este gráfico y me pasaron dos cosas:

1. Me sentí TOTALMENTE identificada, de eso que miras a ambos lado a ver si alguien te espía porque es algo habitual o que te acaba de suceder.

2. Me llegó a la cabeza la canción “Conciencia” de Gilberto Santa Rosa. Confieso que yo no soy muy de escuchar salsa, pero esta canción es muy especial porque aparte de ser buenísima y estar basada en la experiencia pura, tiene un alto significado emocional para mi. ¿Por qué? porque estaba en un cassette que me regaló de sorpresa un día mi padre, tras varios días tarareando esta canción (y alguna más) el se apareció con el cassette del concierto de este gran artista latino en el Carnegie Hall.
Osea que me trae lindos recuerdos de aquel señor que no sólo me dió la vida, sino también la oportunidad de amar hasta el infinito y más allá. Hoy que es día de los padres acá (día practicamenete masoquista para mi pues no hace más que recordarme lo que por crueldades de la vida desde el 2003 no tengo) me vale pensarlo, quererlo y recordad su mayor lección: En la vida hay que buscar el EQUILIBRIO. Ni corazón, ni conciencia, mejor una mezcla homogenea entre ambas.

Acá el link para escuchar la canción en Spotify.
Y la letra para quien no la conoce.

Ella tiene la magia
de un instante de amor y
su mirada un toque de misterio
cuando ella llega siempre
suelo perder el control
no vuelvo a ser el mismo si la beso.

La conciencia me dice que no la debo querer
y el corazón me grita que si debo
la conciencia me frena cuando la voy a tener
y el corazón me empuja hasta el infierno,
al abismo dulce y tierno de sus besos.

Cuando se aferra un querer al corazón
y la conciencia no tiene la razón
no valen los consejos
cuando se prueba del fruto del querer
cuando se aprende a sentir mas de una vez
no queda mas remedio
que darle cielo y a las al amor
y hacerte lo difícil lo mas bello

La conciencia me dice que la debo olvidar
y el corazón me grita que no puedo
la conciencia no sabe
que no se puede hacer mas
cuando te vuelves preso de unos besos,
del te quiero, del deseo del corazón

Me dice el corazón
que la quiera y me entregue sin condición
pero me grita la conciencia
que lo piense bien que no comenta esa imprudencia
me dice el corazón
olvidar es mejor la pasada experiencia
pero me grita la conciencia
peligro, cuidado utiliza la razón
me dice el corazón
no pierdas por nada esta ocasión
pero me grita la conciencia
equivocarte de nuevo no puede ser coincidencia.

me dice el corazón
dale paso al amor que esta tocando tu puerta
pero me grita la conciencia
te va hacer llorar, te va hacer sufrir una gran decepción
me dice el corazón
ríndete quel amor te venció
pero me grita la conciencia
parece pero no es eso pasa con frecuencia.

Me dice el corazón
que debo quererla
pero me grita la conciencia
que no es hora de querer que no hace falta una desilusión
me dice le corazón
que no se puede querer con inteligencia
pero me grita la conciencia
por que no se ponen de acuerdo la conciencia y el corazón.

h1

Carmen robó mi corazón

septiembre 2, 2010

Este miércoles fui a ver Carmen, la versión que preparó el Ballet Aída Gómez y que estará en escena del 1 al 11 de septiembre de 2010 en el Teatro de Canal.

Confieso que no hay sensación más hermosa mientras se observa un espectáculo que la de sentirte una de las miradas de apoyo a las que recurre quien se presenta, ser esa a la que le guiñan el ojo, a la que le sonríen, con la que buscan la respuesta positiva del público…, y hoy Aída Gómez me hizo sentir eso.

Sinceramente creo que dejé (o me robaron) parte de mi corazón en ese escenario. Sí, así de recomendable es que si están en Madrid vayan directo y en vivo a ver esta representación del clásico de Bizet.

Si intentara describir todo lo que esos bailarines me hicieron sentir creo que ustedes dejarían de leerme por lo largo e incoherente que terminaría siendo el texto. Y es que lo que vi fue simplemente breathtaking, en una hora y tanto me contuve lágrimas, me engranojaron, sacaron infinidad de carcajadas y el prota -que Dios mio que pedazo de bailarín… ¡y de hombre!- me hizo sentir como una niña sino en Disney al menos en su dulcería favorita.

Una sola palabra para el elenco: IMPRESIONANTE.

La puesta en escena fue buenísima, e igualmente la iluminación/la música/los vestuarios… pero todo eso se queda corto al tratar de contarles la forma en que esos sujetos lograron transmitirme los sentimientos. La sensualidad de las chicas, sin llegar a ser vulgares, la masculinidad de algunos de los chicos pese a estar aleteando y taconeando (vamos, que no todos los hombres logran verse masculinos bailando con ropa ajustada y pasos de ballet), la ternura, la rabia, la pasión… Los dos protagonistas (Gómez y Lozano) merecieron -y de hecho las recibieron- mis ovaciones de pie y me dejaron con el mejor de los sabores en la boca.

Hoy fui gratis gracias a una promoción por facebook de www.entradas.com pero de tener un presupuesto holgado, les aseguro que volvería y si tuviera que calificar este espectáculo les pondría un 9,9 y no digo un 10 porque siempre -todo- se puede mejorar un poco (ya saben, soy de espíritu perfeccionista).

¿Saben qué?
Siento que la vida quiere que yo baile flamenco y creo que como siga insistiendo lo conseguirá. Ahora, si lo hago pedazo de repertorio que acabaré teniendo: salsa, bachata, merengue, requetón, vals, tango, ballet clásico, hasta un poquitito de samba y danza afro (brasileña) si desean contarlos y quien sabe… ¿flamenco?

A %d blogueros les gusta esto: