Posts Tagged ‘fiesta’

h1

La noche termina en la mañana // Crónica de una despedida madrileña.

noviembre 26, 2010

La noche termina en la mañana.

La noche termina en la mañana. Desde pequeñitos nos enseñaron eso y confieso que ayer nos lo tomamos un poco en serio.

Como ya han leído (justo debajo) ayer era mi última noche de jueves madrileño de este año, y quién sabe si de esta “temporada” de vida. Y previendo que en estos días estaré repleta de cosas y preparativos del viaje, opté por hacer una convocatoria para una cena a modo de despedida.

9.30pm en Las Mañanitas de la calle Fuencarral.
Cuando llegué ya había gente sentada en la mesa, fue súper divertido porque ellos mismos no se conocían y estaban en plan ¿andaa con Maricha? Para luego proceder a autopresentarse (¡que conste que llegué a las 9.35!).

La cena fue genial: divertidas conversaciones, mezclas culturales, margarita, cerveza, tequila, nachos, jalapeños… todo con un grupo de gente que extrañamente encajó a la perfección. Nos regalaron una ronda de tequila “como se bebe en México”, sin sal, sin limón y en copa de licor (una de las cuales quedó con “heridas de guerra”).

Personalmente la cena cumplió TODAS mis expectativas, ¡vamos, que hubiera dado la noche por hecha y hubiera vuelto con una inmensa sonrisa de satisfacción!… ¡Pero entonces el título de este post no tendría sentido!

Al salir de allí vino la gran pregunta: ¿y ahora qué?
Uno de los presentes había quedado con un grupo de amigos y “los valientes” optamos por unirnos a ellos.

Fuimos a un bar, luego nos piramos, caminamos y de repente acabamos en un garito llamado “Monalisa” en el cual la música fue un GRAN enigma, sí, eso ¡un enigma! Desde “Mueve tu culo” a “Ella e loca con su tiguere”, desde Alaska y Hombres G a La Bamba pasando por Stromae y The Rembrandts. Y yo bailé… ¡como si no hubiera mañana! Esta en plan “a menear el esqueleto que pa’ algo lo hicieron! y me lo tomé tan en serio que hoy tengo agujetas.

Cuando nos encendieron las luces volvió a presentarse la gran pregunta ¿y ahora qué?
A lo que un nuevo valiente hizo una propuesta: iríamos a un bar, estaba allí en la zona, pleno centro de Lavapiés uno medio clandestino al que hay que llamar para entrar, especificar el número de personas y esperar a que les abran. De este nuevo lugar puedo confesar que me encantó el lugar, la música y el ambiente que crearon con la decoración de las salas. Era una casa y cada habitación era un espacio distinto, con gente y actitudes diferenciadas.

La atmósfera se tornó densa por la cantidad de humo, un amigo (que no se estaba sintiendo nada bien) y yo salimos a conversar y ese fue mi momento de oxigenación cerebral, ¡sin lugar a dudas cuando el cuerpo lo pide hay que salir a tomar aire! Y si de paso tienes con quien echar “un buen conversao” ¡po má mejor!

Lo que más risa me dio del lugar es que por el cansancio terminé subiendo los pies sobre la mesa y uno de los que trabajaban allí me pidió que por favor los bajase. Si, le molestaba que los tuviese allí, pero no le molestaba en lo más mínimo que los de al lado estuvieran dándose una ralla de coca, ¡claro! desconsiderada yo que me pongo a subir los pies en donde otros (dentro de poco) estarían snifiando.

Allí nos quedamos hasta las 7am, cuando el cuerpo no aguantó más nos piramos, nos tomamos algo antes de llegar a casita (yo un poleo menta, aunque un último valiente continuó en cañas) y la noche terminó, tal y como nos enseñaron cuando peques: cuando la oscuridad le dio paso al día. Mi velada había terminado y sólo entonces me entregué a los brazos de Morfeo.

Gracias mil a todos los involucrados por hacer que mi último jueves en la noche madrileño fuera digno del recuerdo, dejara secuelas en mi estómago, agujetas en mi cuerpo y una inmensísima sonrisa en mi rostro.

Muchos se echaron de menos, pero para mí fue una noche perfecta : D. Y… Para que puedan cotillear un poco les dejo unas cuantas fotinas más.

Anuncios
h1

¿Cómo no amar la navidad?

noviembre 9, 2010

Yo no soy el espíritu navideño andante, incluso odio que pongan los arbolitos antes del 1 de diciembre, al igual que quienes lo dejan pasado el 7 u 8 de enero porque me parece ridículo el prolongar tanto el asunto. Pero si hay algo que siempre he esperado es esa fecha, pues me encantan:

– Las reuniones familiares con lo pintorescas que siempre terminan siendo, porque que nadie me diga que no tienen algún personaje “interesante” o algún ser “especial” en su familia.
– Las grandes comilonas, que se cocina para todo un ejército y siempre con lo mejor de la casa. Y ni hablar de los restos, que siempre logran estar más sabrosos que el día en que se hicieron.
– ¡Los regalos! que yo con 25 años sigo recibiendo cariñitos del niño Jesús, de los Reyes Magos y hasta de la Vieja Belén y los espero con ansia aunque ya sepa de donde provienen.
– Los feriados, la delicia de parar la cotidianidad por algunos días.
– Las luces, todo brilla y destella colorines hermosos que pintan sonrisas en nuestros rostros, la gente es más polite y “la vida es bella”… Es como vivir un mes ENTERO en base a alucinógenos, ¡pero sabiendo que es real!

Y lo mejor de todo es cuando se tienen niños al rededor (en mi caso mis sobrinos), pues todo se pinta de fantasía, de esa ingenuidad que nos caracterizaba a su edad y es casi como si reviviéramos todo a su lado, pero sabiendo que somos nosotros mismos la causa de su felicidad.

Confieso que no entiendo como hay gente a la que no le gusta la navidad… Si en esa época se resume (y concentra) casi todo lo que se puede pedir en la vida…

h1

Como si nada hubiera cambiado

noviembre 8, 2010

Es muy cómico pero hace dos años había un grupo de amigos que nos juntábamos en pocas palabras: para pasarla bien. Nos hacíamos llamar el “Escuadrón Etílico”, las convocatorias se hacían por mensajes privados en facebook y las reuniones eran súper súper divertidas.

El grupo se separó, o al menos yo dejé de enterarme de lo que hacían por estar un poco ¡en otro continente! y ahora, a menos de un mes de yo retornar a la isla se ha reactivado un poco el asunto. Me encanta, porque en cierto modo me da la sensación de que estos dos años no han pasado y que todo sigue como lo dejé, como si nada hubiera cambiado.

Me loves it! Esperemos que podamos resumir dos años de vida en una noche, lo cual clarísimamente implicará muuuucho alcohol 🙂

h1

Soñé contigo

octubre 17, 2010

Soñé que en casa de mis amigos había una fiesta,
que viniste conmigo.

Era en dominicana y andabamos a pie,
pasamos un rato allí y ambos estabamos sonrientes
hasta que nos dimos cuenta de que se nos hizo tarde,
que teníamos que volver,
pero el resto de los invitados se quedaria.

Salimos a pillar un concho*
¡que error!
Eramos dos y ellos querian montar a tres,
no sé como no se nos ocurrió pagar un pasaje extra.

Y arrancó la lluvia
yo me quise robar una valla* inmensa, aún no entiendo el motivo,
supongo que para ponerla en las paredes de mi habitación.
Pero vi que no podía.

Al ver que la lluvia no pensaba parar
te pregunté si nos ibamos en guagua*
y me dijiste que no sabes nada de eso,
te dije que tengo 2 años fuera,
que tampoco estoy tan al tanto de las rutas y esos asuntos.

Te molestaste mucho
y pediste un taxi.

No nos hablamos en todo el trayecto a casa.

Y ya no me gustaste tanto,
estaba decepcionada,
y en mi conciencia quedó una voz que levemente decía:
¡eso te pasa por salir con pijillos*!

Y me levanté pensando en que ya no me apeteces tanto.

Traducción:
– Concho: vehículo de transporte público.
– Guagua: autobus público.
– Valla: monoposte

– Pijillo: jevitico.

h1

Mi noche en blanco

septiembre 14, 2010

Pues les dejo estas fotinas para que vean que chulada de noche que tuvimos en el marco de la madrileña “Noche en Blanco 2010”, la verdad es que dimos más vueltas que un trompo, pero al final en buena compañía siempre se pasa bien. Y… les presento a Blanquita, la flor que me regalaron allí en una de las iniciativas que habían diseñado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

h1

La noche en blanco

septiembre 11, 2010

Pues hoy es “La noche en blanco” madrileña, mi primera pues el año pasado estaba en mi islita dándome un baño de amor familiar.

Madrid prepara una noche para el recuerdo, en ella encontramos desde conciertos gratis, museos con puertas abiertas, comercios con degustaciones y actividades interesante, descontextualización de plazas y espacios públicos. La jornada aparenta ser prometedora, repleta de opciones y todas en contra de que una se pase un sábado vegetando en la cama.

Apenas arranco el día y ya estoy cansada de pensar en la que me espera hoy, pero nada: paz, paciencia y pero sobre todo fuerza y resistencia, que hoy será hasta que el cuerpo aguante o el sol despeje las ganas de fiestar y nos recuerde que también hay que dormir. Hoy la calle me llama y no hay más que hacer que escucharla y disfrutar de sus propuestas a tope y en buena compañía.

Acá les dejo un planito para que comprueben visualmente que la ciudad hoy tiene mucho, pero mucho que ofrecer, y lo mejor es que es todo gratis.

Plano de actividades de La Noche en Blanco 2010.

h1

Back to reality

agosto 30, 2010

Con dolor de mi alma he tenido hoy el primer previo de la vuelta a la rutina. Ya queda sólo el dulce sabor de las buenas fiestas, de las amanecidas conversando entre amigos, del levantarse directamente para almorzar.

Volvemos a lo verdaderamente cotidiano y dejamos en el recuerdo lo rico que es un agosto con libertades, algunas totalitarias, otras condicionales, pero siempre menos esclavizantes que el día a día de oficina.

¡A por ello! que en cuatro meses volvemos a disfrutar de la buena vida con las vacaciones navideñas. Mientras, aguantemos que no hay de otra.

A %d blogueros les gusta esto: