Posts Tagged ‘lagrima’

h1

La que le desnudó

julio 13, 2011

Ella le miraba desde la rendija,
tenía la ropa ensangrentada,
se veía débil,
indenfensa,
lo esperaba sentada en una silla de madera,
su camiseta blanca estaba rota,
su pecho desgarrado.

Se apresuró en entrar a la habitación,
caminó hasta el inicio de su sombra,
notó que su rostro estaba semi-cubierto,
sonriente,
buscó acercarse sólo para descubrir que
tras la máscara estaba la ella
real y cruda
que sólo él conocía.

Se desplomó a su lado,
mientras lo hacía
sintió como una lágrima brotaba de sus ojos.
Aquella mujer una noche le desnudó el alma
y le regaló su corazón.

Anuncios
h1

Una frustrante noche programeril

julio 1, 2011

En estos días están llegandome varios proyectos web y estoy intentando aprender nuevas cosas para facilitar y agilizar el trabajo. Eso está genial pensarán y yo les digo: ¡claro, es que hasta ahi no hay problema! la cosa está en el ser arriesgada y estar acostumbrada a la maravilla del crtl+z o +Z de los programas de diseño. Ya acá algunos se pierden y otros van poniendo cara de espanto. Una info para los que se pierden: en el sevridor no hay deshacer o undo, la política es un poco en plan “lo hecho, hecho está”.

Imaginense lo frustrante que es dejar de salir para quedarse en casa trabajando para avanzar, cambiar una cosa creyendo que se cambia otra y de repente encontrarte con que la web sobre la que estabas trabajando no funciona, ni la web que hiciste antes de esa, en realidad ninguna de las webs tuyas.

El reflejo inmediato es ver si hay algún colega programador conectado y… ¡pues no! Murphy se encargó de que todos estén o durmiendo, o de fiesta, o simplemente offline. Buscas en siendo foros todos y al final te das cuenta de que o no entiendes de qué carajos hablan o simplemente no funciona el tip que están dando. La cosa va siendo para ponerse a llorar, se te salen dos o tres lagrimitas de frustración, recuerdas porque odiabas programar páginas web y decides hacer una catarsis bloguera, pues es lo único que te queda antes de irte a dormir.

Es triste el panorama descrito ¿no? ¡pues esa fue mi noche de hoy!.
Espero mañana encontrar angelitos binariosapientes que me iluminen y brinden soluciones, mientras tanto por desgracia dejo lo más feo de todo: una web con un mensaje que dice que dio error hasta para encontrar la página que te informaba del problema.

h1

Día cero

junio 19, 2011

Ha llegado el día cero, el más esperado y temido por mi en las úiltimas semanas. El culpable de ese sabor agridulce que me invade, por el que estoy inmersa en el fabuloso dilema de “me quiero ir, pero me quiero quedar”.

Ha llegado el día cero, el de cambiar de vida e iniciar una nueva etapa o al menos intentar sentar las bases para poder hacerlo. Fueron casi tres años, muchos recuerdos, vivencias, porquería material de la que hace imposible el deprendimiento, oportunidades, aprendizajes y amigos.

Ha llegado el día de darle las dracias a todos los que hicieron que estos tres años me marcaran tanto, a quienes formaron parte de este capítulo que hoy concluye. El día de, con lágrimas en los ojos, darle un hasta siempre a Madrid.

h1

El daño que hacemos y su efecto mariposa

diciembre 11, 2010

Sólo te hace daño quien permites que te lo haga.

He aprendido que desde que alguien deja de tener valor en nuestras vidas pierde esa capacidad de herirnos, y que el valor que cada ser humano tiene lo asignamos nosotros mismos.

Me parece lindo cuando alguien cree que me ha hecho daño y tras guardar sentimientos mixtos decide comunicarlo. Es lindo porque normalmente me confirma que la del problema en esa relación -fuera del tipo que fuera- no fui yo.

Sinceramente creo que mi corazón no tiene espacio para albergar malos sentimientos y recuerdos teniendo tantas buenas cosas que guardar. Pero nunca cae mal una notita que termine con un “gracias por formar parte de mi vida… compartir tu dulzura cuando la necesitaba” o un “no valoré lo que tenía en mis manos”.

Me encanta ver como con el tiempo aquellos que quizá no dieron su todo cuando pudieron acaban casi arrepintiéndose. Por eso me encanta ser intensa, apasionada y sincera, porque sé que cuando estoy con alguien -sea a modo de amistad o pareja- quedo con la certeza de que no había más que hacer, pues como bien me dijo un cliente tras un serio problema laboral: “aquel que lo dio todo, no tiene más nada que dar.”

Me pregunto ¿por qué tendremos tanto miedo a que nos hagan daño? si ese “daño” no es más que material para crecer y poder asumir mejor las -a veces no tan gratas- ocurrencias de la vida. Una vez más siento esas ganas de decir ¡te lo dije!, sólo que esta vez se lo digo al vacío o mejor aún, me lo digo a mí misma. Confieso que amo lo bien se sientente el saber que pese a mis miedos compartí todo lo que pude en ese momento con alguien y que aunque de forma tardía ese alguien reconoce mi efecto positivo en su vida.

Y hablando de efectos y entregada a las confesiones: creo fielmente en el efecto mariposa y en que nuestros actos, positivos o negativos, algún día se devolverán (como hoy en mi caso). Y dependiendo de cómo fuesen en su momento y de la intención con que los hicimos nos bañarán de sonrisas o lágrimas.

Esta noche tengo mucho que agradecer pues la cierro con una sonrisa en el rostro tras un lindo correo que quedará en mi inbox y en mi corazón, pues aquel expediente cuyo ‘afer taste’ no fue tan dulce como pudo haber sido afortunadamente tiene un nuevo final, uno mucho más valioso porque fue reescrito con sinceridad, tras ser bien reflexionado y posteriormente compartido.

Recuerden que la vida es sólo una y que todo lo que hacemos repercute en quienes nos rodean. Compartamos pues los sentimientos y aprendamos que la sinceridad es la mejor herramienta y que nuestra existencia se disfruta más cuando la vivimos con entrega y pasión.

h1

Detalles, sólo detalles

marzo 9, 2010

El poder del conocimiento, del cariño
pueden lograr con una llamada acercar continentes
y con una mirada derretir corazones.

Una sonrisa distante cautiva personas
y una lágrima callada,
esa que en teoría el mundo desconoce,
se sirve de las millas que separan nuestras almas
para hacerse de intensidad y fuerza,
y llega al empatizador cual tsunami a tierra,
cual meteorito a planeta,
cual muerte a la vida.

Es entonces cuando esa lágrima callada,
que en un inicio fue en solitario,
se comparte,
se divide entre seres como nosotras
entre quienes los obstáculos no son más que formas de crecer en conjunto.

Y esa lágrima silente pasa a la historia,
nunca se habla,
¡ni se hablará!
pero a partir de su derrame todo cambia.

Basta con una sola llamada para que se acerquen continentes,
con una mirada -por la vía posible- para derretir corazones
y una vez derretidos fusionarlos,
hacerlos uno y seguir adelante como si nada hubiera pasado,
pero sabiendo que pasó.

A %d blogueros les gusta esto: