Hogareña, loca y desquiciada

Llego a la casa. Apenas se ve el color del suelo pues está cubierto de tierra y escombros que han ido cayendo de las obras en el tejado. Veo como están algunas partes protegidas por cartones inmensos, evidentemente mi casero ha venido a la casa, pues eso no lo hice yo, que me limité a… Seguir leyendo Hogareña, loca y desquiciada

Sábado Hogareño

Recuerdo los sábados que me levantaba a las 11 de la mañana, probablemente con secuelas de la noche anterior (de amanecer chateando cuando era más joven y fiestando luego de los 18). Siempre se sentía el olor a comida que desprendía la cocina de Dominga, aquella extraña mujer que ha estado auxiliando a mi familia… Seguir leyendo Sábado Hogareño