Sábado Hogareño

Recuerdo los sábados que me levantaba a las 11 de la mañana, probablemente con secuelas de la noche anterior (de amanecer chateando cuando era más joven y fiestando luego de los 18). Siempre se sentía el olor a comida que desprendía la cocina de Dominga, aquella extraña mujer que ha estado auxiliando a mi familia… Seguir leyendo Sábado Hogareño