Posts Tagged ‘pasado’

h1

Reencuentro intencionalmente provocado

abril 22, 2012

Estando en Madrid me hice amiga de varios dominicanos, allí nos reuniamos o salíamos con mucha frecuencia, ¡era fácil! pues en pocas palabras sólo nos teníamos a nosotros mismos. Ahora, de vuelta a la isla la cosa se complica, se tienen trabajos demandantes, muchos están atrapados en la vida de agencia o de medios o de cliente… Y todos tenemos nuestro pseudo mundillo uber ocupado y absorbente.

Tras la segunda versión de las llamadas “Noches Madrileñas” en mi casita (juntaderas cuyo motivo es recordar, extrañar, revivir y compartir los mejores momentos en nuestra antigua ciudad de acogida) me di cuenta de que las había armado ambas veces con los que vinieron en los años 2-3 de mi estadía en España, que me reunía más con ellos que con los del primer año y eso me apenó mucho. Por ello tomé la iniciativa hacer de manera intencional un reencuentro y pensando en uno de los lugares clave de nuestra vida como grupo por los Madriles (por el precio evidentemente) salió el que sería el tema de la noche: ¡los montaditos!

Así fue como nos regalamos un espacio entre sonrisas y buena vibra, entre recuerdos del pasado, cuentos de todos los tiempos y actualizaciones sobre el presente. Confieso-les que mi capricho fue cumplido y fue sin dudas una linda noche que a mi entender debe repetirse.

Como de esperarse, debía constar para el record y por si les cabe la duda acá la evidencia:

Anuncios
h1

¿Qué tienen en común tu ex y las cookies?

marzo 26, 2011

El otro día leí un tweet que me dio mucha risa y me marcó: “Las ex-novias son las cookies de tu vida sentimental” La publicó @ArturoDaen e inmediatamente llegaron a mi las ideas de aquello que tienen en común los exes (que ya no son amigos) con las cookies que van acumulando nuestros navegadores, en paralelo me imaginé un gráfico con el estilo de cliparts tradicionales que lo ilustrara. Y bueno, acá está el resultado de ese lo que vi en mi cabeza :).

h1

Hoy me enfrenté a la muerte y duele…

diciembre 11, 2010

Hoy fue un día difícil.
La muerte cuando se está lejos de casa es rara pues todos están fuera del contexto cotidiano, las ausencias no se distinguen porque todos están ausentes. Y sufrimos y lloramos, pero no nos percatamos de que alguien realmente ha dejado de existir físicamente pues casi nadie de nuestro pasado existe en el aquí y ahora en que vivimos.

Hoy fui a mi primer encuentro con la ausencia de Saydia, mi primer encuentro con su madre, a quien no sé si le hice bien o mal pues al verme rompió a llorar, rompimos a llorar como si fuera el primer día.
Y no pude soltarle la mano y no pude alejarme de ella, algo me decía que me quedara lo más cerca posible, que la apretara fuerte y que la abrazara.

Quizá era mi sentimiento de culpa por no haberme hecho presente antes, aunque es una culpa estúpida porque no había podido hacerlo como una de las consecuencias negativas de vivir fuera del país.
Quizá era esa deuda con Saydia por haber dejado que nuestras vidas se distanciaran tanto en sus últimos años.
Quizá era esa necesidad de demostrarle a su madre cuanto quise a su hijita y cuanto valoré su amistad en su momento.

Hoy me efrenté a la muerte y a la cruel realidad de que uno de los seres más alegres que he conocido no sonreirá jamás más que en nuestros recuerdos.
A la de una madre desconsolada, pero que ha sabido continuar a flote.
A la de un novio bueno que sigue viviendo su luto.
A la de una amiga a la que nunca podré invitarle una cerveza y reírnos de cuanto hemos cambiado desde que eramos pequeñitas, de aquel viaje a la playa por mi cumple o de las vueltas que da la vida.

¡Si que ha dado vueltas la vida!
Tantas que en vez de estar ella en mi lista de personas por abrazar con amor está el abarazar su madre con tristeza.
Tantas que en vez de estar el compartir una sonrisa estuvo el compartir unas lágrimas.
Tantas que duele.
Si… duele.

h1

Mi ojo llorón

agosto 13, 2010

No sé si ustedes lloran más de un ojo que del otro, pero yo he descubierto que yo sí.
Ya bien lo dijo Juan Luis Guerra en su canción La Hormiguita:

“Y tuve ganas de llorar, pero tan solo en mi ojo derecho.”

En mi caso es el izquierdo el que suele llorar más y primero. Es curioso como esas pequeñas imperfecciones sueñen ser la que nos hacen especiales y que otros consideran encantadoras.

Hoy he recordado esto mientras escuchaba el episodo #14 de Catarsiando, el podcast de mi querido amigo Alexei Tellerías, que no sólo me aguó los ojos, sino que sacó media lágrima de mi ojo izquierdo al utilizar parte de mi post “Su verbo vive en mi carne” para rendir honor a mi querído Gustavo Cerati el día de su cumpleaños, no fue una sorpresa el escucharlo, sino la forma en que lo escuché y el sentimiento que le puso a mis palabras.

En mi caso -por partes no tan alegres de mi pasado- he guardado mucho dentro, mucho que luego descrubrí que no hace más que dañarnos el alma o al menos dejar ese desagradable olor a humedad, mejor conocido en mi tierra como “mocato”.

Lloremos pues, aunque sea de un sólo ojo, que ya estamos lo suficientemente grandes para retener lágrimas.

h1

de Fantasmas

marzo 8, 2010

Tras encontrarme unos escritos viejos y conversar sobre historias jocosas o románticas de cómo he conocido a ciertos individuos y de algunos instantes que he vivido con ellos, he decido abrir la posibilidad de escribir sobre el pasado y sobre momentos que por lindos/cómicos/tiernos/horripilantes o simplemente divertidos vale la pena contar.

¡Venga pues! que le regalo a los protagonistas de mi pasado la oportunidad de ser presente ante tus ojos, “de fantasmas” nace como nueva categoría de ahora en adelante y al que crea que le puede servir el sombrero que revise bien su cabeza, porque probablemente desde hace un tiempo que no cabe.

h1

Replanteamiento

marzo 1, 2010

Cada mes es una nueva oportunidad de hacer de este el mejor año de mi vida.
Marzo en especial, pues no sólo marca el inicio de mi estación favorita -primavera- sino que es también mi cumpleaños, que fuera de la divertidísima parte de los regalos y los lindos deseos, es un momento para reencontrar personas de mi pasado y sobre todo evaluar los pasos que hasta el momento he dado en mi vida.

El treinta de marzo cumpliré un cuarto de siglo y en los veintinueve días que quedan, me replantearé mi existencia, para asegurarme de que el próximo número “bonito” o “simbólico”, esté bien encaminado.

h1

El futuro

febrero 21, 2010

No todo futuro es igual.

Hay futuro
próximo,
remoto,
probable,
incierto,
imposible.

Existe un pasado que no es presente, pero pudiera ser futuro,
un presente que no es pasado y quizá nunca llegue a más,
un futuro que no será pasado ni presente, pero será.

De ninguno tenemos la certeza, por lo que caminamos a ciegas, sin saber cual llamado debemos atender, bajo simples especulaciones, pronósticos basados, quién sabe si en la posición de las estrellas o en inmensos “tal vez”.

Resulta más fácil no pensar, no planificar, dedicarse a vivir el momento, aplazar…

El problema está en que cuando de repente nos sentamos a descansar, exhaustos por el cúmulo de vivencias, momentos y actividades, nuestro ser entra en un procesado automático de la información, haciendo que todo aquello que hemos dejado de analizar nos caiga encima.
Y nos encontramos frente a pequeñas dudas -casi existenciales vistas en conjunto- ante las cuales Drexler e infusión demuestran no ser lo suficientemente poderosos como para mantener en calma/ocultas.
Pensamientos que rondan la cabeza, dilemas procrastinados que exigen ser resueltos, preguntas, poderosos “what if…?”, tabúes, distancias…

¡Qué complicado se ve todo cuando estás en el vaso de agua, nadando, luchando, intentando no ahogarte en algo que sabes es pecata minuta!

Como dijo Neruda en “El Futuro Es Espacio”:

Adelante, salgamos

del río sofocante

en que con otros peces navegamos

desde el alba a la noche migratoria

y ahora en este espacio descubierto

volemos a la pura soledad.

A %d blogueros les gusta esto: