Siempre odié mi nombre

Confieso que siempre odié mi nombre. Bueno, no del todo. La verdad es que odiaba la mezcla de mi primer nombre y mi primer apellido. No permitía que nadie me llamara por ellos y llegué a tener conflictos en áreas académicas y personales por este motivo. Y no es que tenga problemas con llamarme María,… Seguir leyendo Siempre odié mi nombre