Posts Tagged ‘sexo’

h1

“Hacer el amor”, decontrucción de mentiras

julio 30, 2011

Confieso que dándome un paseo por “Yuxta, posición” el blog de Fernando Peralta (aka Tres Vainas) me encontré con una reflexión que me puso a pensar (copiada abajo vilmente).

¿Por qué mentir cuando tenemos el privilegio de formar parte de una generación con muchos menos tabúes que las anteriores? ¿será que más que mentirle a la otra persona nos mentimos a nosotrxs mismxs? ¿Cuándo tendremos la valentía de llamar a las cosas por su nombre y dejarnos de mentirillas confusas?… Lean, juzguen y si les ape opinen.

Deconstruyendo la frase: “Hacer el amor”.

Es muy fuerte que muchas mujeres vivan con la convicción de que cada vez que su pareja tiene sexo con ella les hacen el amor. ¿Acaso no saben que están recreando de forma incorrecta algo que sólo les va a alimentar una falsa ilusión? Y es que al final de cuentas, cuando la piña se pone agria, lo que una mujer menos necesita es que la traten como colchón asqueado de petalos de rosas, creando en ellas ese mundo de fantasía, que nosotros los hombres, por más románticos que seamos, no vamos a poder mantener.

Así que evite de mala manera de llegar a las entre piernas una dama diciéndole con voz de actor de novela que quiere hacerle el amor, no active ese chip de falsedad, no la inhunde de sentimientos vacíos, de que eres el mejor amante y que los orgasmos van a caer como aguaceros en mayo.

No le digas que quieres hacerle el amor cuando lo que menos vas a hacer es amarla, cuando lo que ambos quieren es ser amantes que se odian, que se dicen cosas sucias y se bañan en su propio sudor. No le digas que la vas a ayudar creando un amor que no existe cuando quieres morder sus nalgas con la fuerza que muerde un león cuando decide salir a cazar, cuando quieres que su cuerpo sea un campo de batalla y que los genitales de ambos son enemigos que buscan ser ganadores de esta guerra de egos.

No le digas que quieres hacerle el amor buscando garantía de que por amor, aunque apestes en la cama, te sigan haciendo ese amor por amor, de insatisfecha, no busques que busquen en otro lado el cuerpo animal que le falta a tu acto limpio y amoroso. No te mientas a ti mismo ofreciendo algo que no vas a poder hacer sólo por rapar.

De igual manera señorita, no se acerque a mi diciendo que quiere que le haga el amor, no me asuste, no me espante, no me de ese cargo de conciencia, esa reponsabilidad de mantener embriagadas sus ilusiones, no me maltrate la líbido de esa manera. ¿Sabías que cada vez que le pides a un hombre que te haga el amor te sale una estría en las tetas?. Por favor, si vas a acercarte a mi, si quieres que hagamos algo en tu cama o en el baño de éste centro comercial, prefiero que uses palabras como: Métemelo en el baño, vamos a mi casa por una copa de vino, cógeme en el sofá, vamos a mi casa para sentirme más cómoda hablando, me dieron ganas o algo tan estúpido como “el agua de mi casa sabe mejor que las que venden en botellitas”.

No me pidas que te haga el amor, no me des señales de que serás un polvo inolvidable, pero por lento y con un “te amo” incómodo a los dos meses de conocernos. No me pidas que te haga el amor para que al final del día me vaya para mi casa pensando que querías que pusiera el “concierto de aranjuez para relajarnos juntos.”*

No pidas que te haga el amor cuando lo que debemos hacer es dejar que nos guíe la parte animal de nuestros instintos.

Dylan José

*Guácala, Arjona.

Fuente: Deconstruyendo la frase: “Hacer el amor”.

h1

Sexo, amor & pornografía

julio 17, 2011

Y bueno, dentro de las cosas chulas que ponen en Cinismo Ilustrado encontré esta que me dio mucha risa: “Lo que necesitas es amor, lo que quieres es sexo, lo que tienes es pornografía” La triste realidad de muchos, desde un enfonque divertido.

h1

La muerte de los roles sexistas

julio 6, 2011

No suelo ser muy exigente con el lenguaje inclusivo, normalmente rechazo el feminismo tanto como el machismo, pero de ahí a que me casi me insulten por categorizarme me cabrea, ¡y mucho!

Hace unos días el equipo de Cinismo Ilustrado publicó un post que sinceramente me ha sabido muy mal. Se llamaba Guía de fútbol para mujeres y de verdad me da ganas de llamarles y hacerles una propuesta: que hagamos un debate, tres de ellos contra un equipo compuesto por mi y dos queridas amigas más (Paula Espinal y Laura Carvajal). Estoy casi segura de que les partimos hasta la vida (por no decir otras cosas) soltando apreciaciones, reglas, estadísticas y comentarios sobre este uber famoso (y tan disfrutado por mi y mis amigxs) deporte.

Si, entiendo que hay muchas mujeres que van de colorines en el cabello, exceso de maquillaje en la cara de tontas y zapatos que para mi son mecanismos de tortura, pero también entiendo hay hombres que no se enteran ni un carajo de nada, deportes & política incluídos, y otros que me dan tropocientas vueltas en feminidad, haciéndome quedar corta.
Entonces ¿por qué caemos en generalizar en esta época? ¿que somos tan atrasados que no vemos que hay chistes que ya socialmente no lucen?¿es tan difícil entender que los clichés sexistas ya pasaron de moda (si alguna vez realmente lucieron)?

Soy habitual en la web mencionada, pero les confieso que este tipo de cosas me dan ganas de dejar de leerla (por fortuna no son muy frecuentes).

A mi que no me encasillen en el perfil de chica rosa, rubia tonta y siliconada, que ni una, ni otra, ni mucho menos la tercera. Gente por dios, no es tan difícil entender que así como hay hombres que se desviven por la moda, hay mujeres (como yo) que disfrutamos los deportes… Hagan un favor a la sociedad y entiendan que los roles sexistas murieron cuando nació la libertad.

h1

Encender el matrimonio…

junio 10, 2011

Queda en evidencia que les gustan bastante las entradas que habaln de sexo y de publicidad, así que para que no digan que no me gusta complacer acá les traigo una que mezcla ambos temas y de una manera increíblemente creativa.

Uno de los mayores problemas que he oído tienen los matrimonios (y hablo de oídos porque esa palabra no está en mi vocabulario) es que tras cierto tiempo se apaga la chispa de la pasión, la convivencia hace que las cosas se vuelvan rutina y aunque en ciertos aspectos esto puede ser increíblemente positivo, si hablamos de la vida sexual “vaselqueNO”.

¿Imaginan ustedes irse a la cama con su pareja y saber exactamente qué, cómo, cuándo y dónde hará cada movimiento? ¡sería como el día de la marmota pero versión porno! al menos en mi cabeza no suena nada agradable.
Esta realidad da a quienes tienen un sexshop un insight uber poderoso: “el matrimonio necesita ser encendido”.

Los brasileños de A2 (o su equipo de comunicación) supieron sacarle partida con esta pieza, colocada indoors en abril de este año, que personalmente me encanta y formalmente me parece impecable. No soy casada, pero sólo por la calidad de su publicidad hubiera ido a felicitarles y probablemente hubiera comprado algún regalo para una de las -cada vez más- parejas a mi alrededor.

h1

La compra de preservativos

junio 8, 2011

Ayer fui a la farmacia y me morí de la risa porque llegué en el último minuto, pero en lo que me atendían llego un chico de unos 35 años. Mientras yo guardaba la tarjeta de crédito, la factura y la identificación la dependienta le preguntó al chico qué deseaba, el guardó silencio y esperó a que yo llegara a la puerta para pedir una caja de preservativos.

Yo al salir me reí y justo después hice una breve reflexión, confieso que no entiendo por qué nos da vergüenza comprar preservativos si eso es algo positivo.

Lo primero es que el sexo es natural, entonces no debe darnos vergüenza, no es que andemos haciendo y deshaciendo por las calles, pero tampoco que andemos ocultando innecesariamente, como quien hace algo malo.
Lo segundo es que en época de tantas enfermedades de transmisión sexual el practicar “sexo seguro” es casi un valor y algo que habla bien de nuestra “higiene” (por poner una palabra, que ahora no se me ocurre ninguna).
Y lo tercero es que ¿no estamos lo suficientemente grandecitos como para saber que todos nacimos por esa vía? (vale, todos salvo los que son in vitro)

Entonces ¿por qué hay tanto rollo al rededor de uno de los temas más naturales del ser humano? Dejémonos de complejos y tabués y concentrémonos en disfrutar más de la vida, de sus placeres y de sus competencias. Además, con tanta gente comiéndose un cable que hay por el mundo, aquel que si tendrá acción debería sentirse casi afortunado ¿no?

h1

Del Sexo y las heridas de guerra

mayo 30, 2011

El sexo es salud.
Dicen por ahi que libera no sé que rollos que mejoran el humor, que reducen el estrés y que nos acaban haciendo menos propensos a muchas cosas. Ahora, eso no quita el que en algunos casos pueda convertirse en un auténtico ‘deporte de riesgo’ y es que dependiendo de como -y donde- se practique puede dañar nuestro cuerpo y hasta el entorno en el que se desarrolla la acción.

Acá les presento un infográfico que nos alerta sobre las 10 lesiones más comunes, las 10 locaciones más peligrosas y los 10 objetos que penden de un hilo si por desgracia nos pillan cerca.

Ríanse, recuerden y procuren no estar dentro del 33% que presenta “heridas de guerra”, pero si dentro de los 240 millones ‘que se la juegan’ 😉

A %d blogueros les gusta esto: