Posts Tagged ‘vivir’

h1

Ni tan workaholic… la vida más allá de lo laboral

octubre 15, 2011

En época de crisis mundial no puede una quejarse ni pública ni individualmente del exceso de trabajo, sería casi como reirse de aquellos que se acuestan todas las noches sin saber qué pasará con su realidad económica de las siguientes 24 horas.

Pero por otro lado llega ese momento en que lo único que quieres es dormir, notas como cambia tu ánimo, tus defensas, tu rendimiento, tu energía y te das cuenta de que debes hacer cambios, buscar el equilibrio, eliminar las fuentes innecesarias de estrés y la mala vibra, pues tu cuerpo exhausto te lo pide con insistencia.

La vida de agencia no es fácil, pero se empreora si es sumada con la del freelance y con los intentos de una vida personal, ajena al trabajo. Antes me consideraba workaholic, pero tras salir de la oficina a recibir llamadas, pautar reuniones, responder mails, resolver situaciones, investigar, redactar y coordinar… llego a casa con ganas de deconectarme del universo ¿y saben lo peor? el 99% de las veces no puedo hacerlo pues la mayor desventaja de mi trabajo es que nos encargamos de salir hasta en la sopa y por tanto evocar con marcas, productos, personalidades o servicios los agobios de la cotidianidad.

Estoy casi segura de que ustedes al igual que yo olvidan el que si bien en nuestra existencia hay momentos en los que el foco es trabajar, ya sea por acumular contactos, adquirir conocimientos o pagar deudas, no quiere decir esto que debemos perder el objetivo primario de la vida: VIVIR.

Confieso que yo siento que debo trabajar en ello y creo que muchos de ustedes estarán pensando lo mismo ahora. No les digo que renuncien a sus trabajos y se muden a un templo budista, sino que cuando puedan se den el lujito de buscar la paz, lo que les aporta y lo que les llena. Disfruten su existencia y recuerden que hay vida más allá de lo laboral.

Anuncios
h1

Día cero

junio 19, 2011

Ha llegado el día cero, el más esperado y temido por mi en las úiltimas semanas. El culpable de ese sabor agridulce que me invade, por el que estoy inmersa en el fabuloso dilema de “me quiero ir, pero me quiero quedar”.

Ha llegado el día cero, el de cambiar de vida e iniciar una nueva etapa o al menos intentar sentar las bases para poder hacerlo. Fueron casi tres años, muchos recuerdos, vivencias, porquería material de la que hace imposible el deprendimiento, oportunidades, aprendizajes y amigos.

Ha llegado el día de darle las dracias a todos los que hicieron que estos tres años me marcaran tanto, a quienes formaron parte de este capítulo que hoy concluye. El día de, con lágrimas en los ojos, darle un hasta siempre a Madrid.

h1

La vida sucede

junio 27, 2010

Un día estabamos conversando mi jefe y yo cuando de repente me dijo:
“A ver, ¿para qué planificar? si la vida sucede”.

No recuerdo de qué hablabamos, sólo sus palabras exactas y mi silencio automático, pues fue como si su último fonema se robara mi voz, dejándome sin palabras -cosa que no sucede muy a menudo-.

Desde ese momento la frase lleva meses rondando mi cabeza…
“¿para qué planificar? si la vida sucede”…

ELLA sucede.
Tu simplemente te adaptas a lo que pasa en cada momento y los planes, por lindos y perfectos que sean, pueden irse “a tomá por saco” si ELLA así lo quiere.

So we better stop planning and start living, because life is going to happen anyway, not really caring about our “lovely” plans.

h1

Dorm Room

mayo 30, 2010

Me sorprende mi capacidad de crear caos en una instancia.

Tan sólo hago esperar a que esté organizada y ¡tatán!, en cuestión de pocos segundos se vuelve un antro.

No entiendo como pero el corre corre y el querer estar un poco en todas partes y vivir una vida que incluya estudios, trabajo, amigos, vida social, ejercicio y romance aparentemente no van de la mano con el mantener las cosas en su respectivo lugar.

Es como si los objetos saltaran de mi closet a la cama, de la cama al cuerpo y del cuerpo al suelo en un orden aleatorio y maravillosamente desastroso, haciendo que mi organizadita habitación acabe pareciendo el dorm room de un universitario tras un fiestorro de los de verdad.

h1

Don Dinero

marzo 26, 2010

Francisco de Quevedo lo tenía más claro que el agua:

…Es galán y es como un oro;
tiene quebrado el color,
persona de gran valor,
tan cristiano como moro;
pues que da y quita el decoro
y quebranta cualquier fuero,
poderoso caballero
es don Dinero.

Son sus padres principales,
y es de noble descendiente,
porque en las venas de oriente
todas las sangres son reales;
y pues es quien hace iguales
al duque y al ganadero,
poderoso caballero
es don Dinero…

Supongo que por razones sociales siempre he tenido en la cabeza la siguiente idea: el dinero es para sobrevivir.

Cuando digo sociales me refiero a dos cosas: la primera los traumas que nos crea la sociedad y la segunda el que aunque he tenido MUY buenas oportunidades, mi familia nunca ha sido de gente de dinero, por el contrario, incluso he llegado a la conclusión de que me muevo en una clase social a la que realmente no pertenezco por motivos económicos, pero que por la educación y el contexto en el que me colocaron mis padres si que voy allí dentro.

Pues con esta reciente oleada de “cambios” -que creo que llamaré “La crisis de la peseta”*- he llegado a la conclusión de que ¡NO! que el dinero no será más para sobrevivir, que tras casi veinticinco años de existencia ya he demostrado que sé como hacerlo, por lo cual de ahora en adelante el dinero será para vivir.

Vivir en el sentido de disfrutar, de aprender, de crecer, de perseguir sueños, de darme pequeños lujos (porque no tengo para dármelos grandes), de conocer y de crecer.

Y es que creo que esta forma de verlo se ajusta más a la yo que estoy rediseñando y que en sus bocetos iniciales me fascina.

* En República Dominicana se le llamaba peseta a la moneda de veinticinco céntimos.

h1

Muerte a distancia

marzo 12, 2010

La muerte da duro a distancia, casi como si se multiplicara exponencialmente con cada milla que te separa de aquellos a quienes tan sólo quisieras abrazar.

Cuando pensaba que, por todas las pérdidas a mi alrededor, ya le había pillado el truco ¡me doy cuenta de que no! que siempre logra golpear bajo y dar justo por donde nos “jamaquea” por no decir que nos desborona.

He comprendido, o llegado a la conclusión, que la mejor forma de honrar a los muertos es mantenerlos vivos en el recuerdo, aprender de su vida, de su persona y ¿por qué no de su muerte?

Como decía Ray Bradbury en Farenheit 541:
“Cuando muere, todo el mundo debe dejar algo detrás. No importa lo que hagas, en tanto que cambies algo respecto a como era antes de tocarlo, convirtiéndolo en algo que sea como tú después de que separar de ellos tus manos.”

Entonces, bajo el halo de la última muerte en mi vida, que es la primera de alguien con contexto 100% común, he decidido con más ahinco que nunca que debo vivir.

Vivir y punto.
Pues la muerte llega de improviso, la desgraciada no te prepara, ni a ti que dejas de –físicamente- existir, ni a quienes te quieren.

He decidido que trataré de ser más alegre, sonreir más a menudo, contagiar a quienes estén a mi lado de ese “no sé qué” que los haga retornar la sonrisa quieran o no.
¡Y ser feliz caramba! Si es posible, haciendo feliz en el proceso a quienes están a mi alrededor.

En este día, que recién termina de este lado del mundo, he comprendido que no puedo postergar más mi felicidad, pues el mañana sólo existe cuando se convierte en hoy, y el hoy por cualquier tontería puede acabar.

Eso sí, que conste para el record que cuando ante la adversidad me torno optimista, no es porque quiero… ¡es porque no tengo de otra!

h1

Dando y dando

marzo 11, 2010

Tíldame de todo y de nada,
mientras me mantengas en tu cabeza,
dale rienda suelta a las imágenes que no compartimos,
a los momentos que quizá nunca viviremos…
Pero deja YA de pedirme que vaya hacia ti,
sobre todo si tu no estás dispuesto a venir a mi lado.

A %d blogueros les gusta esto: