Archive for the ‘Confesiones’ Category

h1

Un 2014 viajao’ y bien vivío’

octubre 1, 2014

Dicen por ahí que aquellos que salen a caminar con una maleta justo al iniciar el nuevo año, tendrán viajes en su futuro.

Featured image En la madrugada del primero de enero opté por llevar a cabo esta tradición dominicana que me parecía tonta pero divertida, lo hice por bromear y bueno, realmente tras tres años de trabajo intenso y valía la pena ponerme como meta del año despertar mi espíritu aventurero, así que bajé con mis sobrinos, una maleta pequeña y caminé por la calle. Recuerdo que unos vecinos hasta nos señalaron y se rieron, fue algo gracioso, caminamos un poco y subimos nuevamente.

Ya tenía un viaje agendado en enero y al menos otros dos en febrero, pero a sólo de un mes de hacer hecho este ritual sin-sentido llegó a mi vida una oportunidad un tanto surreal: una colega periodista me pedía que le hiciera el favor de irme todo pago a cubrir una certificación turística a un destino local. Este primer viaje fue el trampolín que me abrió las puertas de un mundo que desconocía y que sólo veía en la tv: el de las ventajas de la comunicación turística.

Gracias a distintos factores (mis artículos y fotos en Quemashago.com, la integración con el grupo, la alineación de astros y la bendición de los dioses antiguos y modernos) las invitaciones continuaron y hoy que inicia el último trimestre del año puedo afirmar que NUNCA en mi vida he viajado tanto como en el 2014.

viajes-2014

Es fácil creer que exagero al hacer esta afirmación pero sin lugar a dudas estoy despidiendo la década de los veinte de la mejor forma y para los incrédulos creo que basta sólo con mirar la lista de los viajes que hice en cada mes:

Enero: Palmar de Ocoa, Azua *** Febrero: Palmar de Ocoa, Azua · La Vega · Jarabacoa · Contanza · Espaillat · Puerto Plata *** Marzo: Samaná · Bávaro · Bayahibe · Barahona *** Abril: Hato Mayor *** Mayo: Cabarete, Puerto Plata *** Junio: Salinas, Baní · Barahona · Pedernales · Anses-a-Pitres, Haití · Palmar de Ocoa, Azua *** Julio: Barahona *** Agosto: Monte Plata *** Septiembre: Santiago · Elías Piña · Dajabón · Montecristi · Puerto Plata · Barahona

Me pregunto que tendrán para mi los próximos tres meses… El panorama es más que alentador y sin dudas aquello salir con la maleta se convertirá en una tradición inquebrantable. Algunos le llamarán conducta supersticiosa, otros visualización de metas, para mi es sólo una forma divertida de iniciar el nuevo año con objetivos claros y prioridades sobre lo que deseo.

En el 2014 he sido feliz descubriendo, comunicando, creando vínculos con personas, organizaciones y lugares. Cada viaje ha traído aprendizajes, cambios y experiencias que sin dudas van aportando a mi vida tanto personal como profesional. Amo viajar, amo conocer y amo poder ver hacia atrás con una sonrisa y decir, ¡que dicha la mía!

Y tu, ¿cómo recibes el último cuarto del 2014?¿Ya estás ready para ponerle punto final a este año? ¡Aún tienes tiempo de hacerlo digno para el recuerdo!

h1

Utopías nómadas

mayo 18, 2014

Así como es difícil perderse cuando la identidad la asumes por dentro, es fácil pendular cuando las raíces no te atan.

Entonces descubres que flotas, como quien es etéreo, aceptas tu alma nómada y más que buscar el norte buscas la aventura. No puedes sentarte a esperar a que te pase la vida sin antes jugar a soñarte cambiando. Caminas cual crío travieso sobre rutas ‘sin sentido’ que terminan llevandote justo a donde hubieras querido llegar si te lo hubieras propuesto.

Sonríes y sigues andando pues aunque no tienes de idea del destino, cuentas con la utópica ilusión de que siempre todo saldrá bien, ¡por que así será!

h1

Confesión HATER a propósito del cierre de Barra Payán

abril 23, 2014

UPDATE:
Me informan desde su equipo de relaciones públicas que el cierre no es por evasión de impuestos, sino por una multa y que el problema estará resuelto en un plazo máximo de 72h.

_____________________

Ha causado sensación la noticia (y foto) de que han cerrado la mítica Barra Payán por un tema con Impuestos Internos. Ante la algarabía causada en las redes sociales, yo quiero saber si todo aquel que está ofendido por que cerraron este clásico establecimiento capitaleño se da el viaje ‘a la candelá’ cada vez que se antoja de un ‘sandui y un jugo con Ca’…

¡CALMAOS! Ya pagarán o negociarán y estarán abiertos probablemente antes de que usted vuelva a pasar por allá para satisfacer el antojo de una embarazada, de una resaca o de la borrachera en proceso.

Además, sea quien sea, es bueno que se enseñe que hay que pagar los impuestos y que por más mítico, importante o reconocido que usted sea dentro de la memoria popular ¡la ley también le aplica!

Confieso que es una mala noticia que esté cerrado, porque realmente son sabrosos sus productos, pero sinceramente me parece genial la iniciativa de una instancia gubernamental de -por fin- ponerse a hacer su trabajo y yo si fuera ellos hubiera también iniciado por establecimientos/individuos de gran popularidad porque es la forma más económica de transmitir el mensaje.

Hoy todos aprendimos que los de Impuestos Internos se están buscando el moro y que no les importa ponerse a gran parte de la opinión pública en contra. Seguro que en menos de una semana se ‘esclarecen’ algunas cuentas de pícaros que llevan años haciéndose los chivos locos y que se han puesto en jaque.

Aplaudo este tipo de acciones porque creo que es el primer paso a ver si logramos tener un par de sangujielas menos chupándonos la vida. Ya está bueno de que los simples mortales del pueblo llano nos partamos la cabeza y hagamos malabares para bien-vivir/vivir/sobre-vivir/re-vivir.

Y si, pueden decir que hoy estoy hater, pero es que me da mucha rabia que porque el establecimiento en cuestión sea famoso se afee una conducta que de por si debería ser lo natural, lógico y establecido.

La justicia debería ser para todos y me horroriza lo mal que estamos como sociedad, lo cual queda en evidencia en el como nos hacemos eco por las razones equivocadas de situaciones como esta.

h1

Mi crisis de ignorancia

abril 17, 2014

Hay momentos en la vida en que uno se percata de su propia ignorancia y no puede más que sentirse pequeño/a e impotente…

A mi (y entiendo que a todo el mundo igual) me sucede generalmente mientras exploro o descubro nuevos temas ante los cuales no puedo más que ‘mirar al vacío’ y pensar ¡hay tanto que leer, conocer y estudiar que no me dará esta vida para poder con todo!

Me inundan sentimientos de culpa: “si hubiera hecho más caso en el colegio”, sentimientos de responsabilidad: “si hubiera continuado tales estudios”o “si no hubiera dejado de leer en aquella etapa…”, sentimientos de impotencia: “nunca podré saber lo suficiente”, sentimientos de inferioridad: “debería tener más cultura general”  y al final acabo sumergida en una quasi crisis y un pequeño ataque de pánico que enciende sobre mi el inmenso y luminoso rótulo de “IGNORANTE”.

Con el corazón a millón y el ego por el inframundo hago un esfuerzo por detener el proceso mental y emocional que me va paralizando. Es entonces cuando me surge una idea: oye pero, ¡al menos tengo conciencia de mi ignorancia, habrá quien ni se percate de que hay vida más allá de su campo de visión!

Llegan a mi la frase de “sólo sé que no sé nada” y la infinidad de voces que me han tildado de loca de remate cuando digo que no sólo quiero hacer un doctorado, sino terminar de aprender al menos dos o tres idiomas más y luego poder estudiar con calma y detenimiento cosas que me apasionen. ¿Te piensas pasar la vida estudiando? Me han sabido decir por ahí como pretendiendo hacerme sentir culpable al afirmarlo.

No han pasado ni 10 minutos de este torbellino nocturno para que acabe sonriendo, porque, además de mi ignoracia me pude percatar de otra cosa: si algo sembraron en mi mis padres y maestros fue la semilla de la duda y la sed del conocimiento.

¡Pasó la tormenta! Me siento agradecida, mi corazón vuelve a la calma, se queda la paz en mi rostro, me siento más tranquila y entonces, continúo descubriendo.

SI, lo sé, a estas alturas debes estar pensando que soy una dramática y que pienso de más pero ¿sabes qué? ¡Así es que suceden las cosas en mi cabeza!

h1

Mejor que nunca

marzo 16, 2014

Estoy en una etapa personal complicada que se caracteriza por el mucho pensar y por preguntas tipo ¿qué he hecho con mi vida? Quizá es la crisis de los 30 que va asomando su cabeza, quizá es el ver como tantas personas de mi entorno y de mi pasado van poco a poco estructurando contextos individuales y familiares que nada tienen que ver con el mío… Quizá tiene que ver con que llevo 6 meses oficialmente desempleada y encargándome sólo de proyectos personales y trabajos freelance. La verdad es que no lo sé, pero está claro que nunca he estado tan “inestable” y que nunca he estado mejor.

Ok… Probablemente frenaste en seco porque inestabilidad y estar BIEN no suelen ir de la mano, pero acá la explicación.

Tengo una empresa, bueno, dos, si contamos la ya premiada productora cinematográfica de mi hermano y aunque ninguna de las dos hacen inmensas cantidades de dinero, entre ambas están brindándome una cantidad de conocimientos y contactos que ni aunque me sentara horas a contar pudiera describirlos del todo.

Tengo el carro que quiero, aún debo la mitad, pero aquello de poder comprarte lo que realmente deseas y lo que te hacía ilusión tener cada vez que lo veías en la calle ¡no tiene precio! Que si, que sé que me pueden acusar de materialista pero las cosas como son y aquello de poder darte el lujo de satisfacer tus caprichos es de las mejores sensaciones.

No, no tengo trabajo, no sé todos los meses si veré dinero, probablemente estoy cobrando mensualmente la menor cantidad de efectivo que he facturado en los últimos 8 años y si agregamos la devaluación de la moneda podemos inlcuso estimar que de toda mi vida laboral. Pero ¿sabes qué? Increíblemente ¡estoy haciendo lo que amo!

Hace poco más de un mes por ‘obra y gracia del espíritu’, por pura y absoluta casualidad una colega de la prensa digital (Ivonne Soriano) me envió un correo pidiéndome que por favor ocupara su lugar en un viaje que sería en medio de semana. Yo lo pensé poco, la principal ventaja de ser freelance es que puedes manejar tu tiempo y me anote.

No sabía ni a qué iría ni con quien, sólo sabía el destino y conocía por arribita el itinerario, ¡pero me fui! Resulta que ese no era cualquier viaje, era un tour de prensa que se hace para certificar a empresas y proveedores de servicio turístico que responden a altos niveles de calidad, responsabilidad social y ambiental, basados en los criterios globales de turismo sostenible. Esta certificación se llama “Dominican Treasures” y si quieres saber bien en qué estoy metida y por qué estoy subiendo todas esas fotos chulas puedes leer más al respecto en: http://bit.ly/MvTCxk

Pues la cosa es que nos fuimos, el viaje fue bueno y si fuera una historia normal cualquiera diría que ahí se acabó… Excepto que no fue así. Ese fue el primer viaje pero desde entonces he ido a 3 destinos más conociendo proyectos y personas cada vez más interesantes, abriendo mi cabeza y mi corazón con cada una de las distintas realidades, causas y aventuras. Familiarizándome y compartiendo experiencias con un grupo que hace nada eran desconocidos y que ahora se siente como si fueran amistades de toda la vida. Y aunque no tengo empleo estoy trabajando más que nunca, porque tengo el reto personal de escribir mis experiencias sobre TODO lo que conocemos, seleccionar las mejores imágenes y subirlas a Quemashago.com.

Estoy amaneciendo y acumulando ridículas cantidades de pendientes pero… Estoy tan increíblemente feliz que hace unos días me di cuenta que sin querer y sin realmente tener un empleo, he llegado a tener el trabajo que siempre soñé, uno que me permite viajar, conocer, explorar, sentir y luego comunicarlo de forma escrita y visual. ¿¡Qué más puede pedir una persona como yo!?

Sinceramente, esto es más de lo que podía soñar de regalo ¡y pensar que aún faltan 2 semanas para mi cumpleaños y que el 2014 apenas empieza!

De corazón quiero dar las gracias a todos los que me están apoyando en estos bizarros meses de mi vida, por su paciencia, cariño, comprensión y ánimo. Desde mi madre hasta el novio, desde las viejas amistades hasta los nuevos colegas, gracias de verdad por llenarme de tantas cosas buenas que ni con mis habilidades de expresión soy capaz de definir.

Hoy soy feliz y lo mejor es que no es cosa de un rato o de un día… Caramba, sin miedo de pecar de cliché te digo: ¡que bien se siente amar lo que haces y hacer lo que amas! (sinceramente creo que deberías intentarlo tu algún día)

De paso, en este link puedes ver todos los artículos que a la fecha he escrito sobre mis aventuras con este grupo: http://bit.ly/1kVBlJm Te recomiendo entrar con frecuencia porque ¡aún falta mucho por contar! 😉

h1

11 bipolar, ambivalencias entre vida y muerte.

marzo 11, 2014

Hoy es 11 de marzo y me siento bipolar. Estoy ante una de esas clásicas ambivalencias entre vida y muerte.

VIDA | En 1921 nos regalaron a Piazolla genio musical que puso a pivotar con sus tangos una infinidad de almas, entre ellas la mía. Tango, género amado que ya no bailo, que probablemente olvidé, pero que me me hace pendular inconsciente con unos pocos acordes y me llena de ganas de volver a disfrutar del placer de una pieza bien bailada.

MUERTE | En 2010 me robaron a Saydia, amiga de la infancia y dueña de la sonrisa más cálida y hermosa que he jamás he conocido. Un hermoso ser humano con un corazón tan pero tan grande, que pese al tiempo y la distancia aún se siente su cariño y no sólo en mi, sino en todo aquel que fue bendecido con su presencia y que contó con la dicha de conocerle.

Si tuviera que definir mis emociones el día de hoy usaría una sola palabra: NOSTALGIA. ¡Que curioso es que compartan caledario dos detonantes de emociones tan distintas! Que mientras unos nos tocan la vida a través de su arte, otros nos la cambian con el día a día y ambos saben, desde dimensiones distintas dejar extraños vacíos con su ausencia.

Y si, sé que no hay vida sin muerte, que es natural, necesario y cualquier otro argumento que pueda inventarse al respecto. Pero como he dicho en ocasiones anteriores: hay muertes que jamás se superan y son precisamente aquellas que te cambiaron la vida.

h1

Yo soy isleña

febrero 9, 2014

IMG_5645fxw

Nací y crecí en la capital de la República Dominicana, más de la mitad de mi vida he tenido que recorrer las calles que bordean la hermosa costa caribeña de la ciudad de Santo Domingo. He celebrado varios de mis cumpleaños, despedidas y bienvenidas en estas playas.

Cuando trabajaba en Gazcue y vivía próximo al Mirador Sur, prefería desviarme y conducir unos cuantos kilómetros de más simplemente para tener el lujo que de los atascos de la hora pico me atraparan con la mejor vista: la del atardecer en el malecón.

De mi vida por “los madriles” puedo afirmar que el mar fue el elemento greográfico que más falta me hizo. Hasta llegué a llorar su ausencia entre aquellos arranques de nostalgia de los que una que otra vez fui víctima.

En caso de tener que elegir un lugar en el que pasar el resto de mi vida, no tendría ni que pensar qué tipo de entorno quisiera que llenara mis ojos cada mañana, pues sin duda alguna tendría el salitre como protagonista.

¡Yo soy isleña! Sólo un pequeño número de emociones me son tan propias como el amor por el mar y la playa. Pocas cosas me hacen tan feliz como escuchar los rugidos y susurros de las olas, contemplar su juego con el sol en sus extraordinarias llegadas y partidas, disfrutar el reflejo de la luna en las noches estrelladas y sentir ese olor a sal, a sol, a vida, a azul, a infinito…

A %d blogueros les gusta esto: